Las campañas mediáticas de ahorro de agua pretenden criminalizar al consumidor cuando el problema de desperdicio se debe a la falta o daños de infraestructura, denunció el candidato a la presidencia de la República por el Partido Nueva Alianza (Panal) Gabriel Quadri.

Una cantidad cercana al 40% del agua que entra a las tuberías del Distrito Federal y más de la mitad que se distribuye en municipios de la Zona Metropolitana, se pierde en fugas debido a la poca inversión que se efectúa en la infraestructura, detalló en el marco de una visita a las Ciénegas y Lagunas de Salazar, Almoloya del Río.

La vigilancia y regulación de este recurso natural "es un verdadero caos" debido a que cada entidad y municipios tienen su propio operador de agua; ante ello, el candidato aliancista propuso integrar en una sola empresa del Estado mexicano su manejo con la posibilidad de crear alianzas con el sector privado.

Por otro lado, demandó a la Comisión Nacional del Agua retribuir a los pobladores de sitios como la cuenca alta del Río Lerma, pagos por servicios ambientales.

Ello a razón de las pérdidas medioambientales y económicas que representa explotar su ecosistema para abastecer de servicios a otras urbes.

En Almoloya del Río, por ejemplo; el 70% del sistema de Lagunas que reùnen agua de la Sierra Nevada y en donde nace el río Lerma; se ha visto agotada sin que los pobladores hayan visto beneficio alguno.

"Es injusto que se prive de agua a toda la región sin compensación a los habitantes locales", sostuvo.

Aunado a lo anterior, Quadri de la Torre expresó que ello también ha significado pérdidas económicas, ya que el parque pudo haber representado una zona turística, además de pérdidas laborales por la desaparición de especies marinas debido a la contaminación de estos cuerpos hídricos.

ana.langner@eleconomista.mx

MIF