En la última década la violencia en el estado de Jalisco se ha recrudecido debido a una confrontación violenta entre grupos del crimen organizado, en particular el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Ello, ante la ineficacia de las fuerzas de seguridad estatales de dar respuesta, de acuerdo con activistas e información de consultoras.

El director ejecutivo del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, AC (Cepad) en Guadalajara, Octavio Pérez Verónica, expuso en entrevista que, para entender la violencia en Jalisco, así como la complicidad entre autoridades y la delincuencia organizada, es necesario tomar en cuenta el surgimiento del CJNG, el cual ha sido catalogado por el gobierno de Estados Unidos como una de las organizaciones criminales más poderosas y de más rápido crecimiento.

Al atentado que sufrió este lunes Luis Carlos Nájera, el exfiscal del Estado y actual secretario del Trabajo local, se suman otros incidentes de gran resonancia como el triple asesinato de jóvenes estudiantes de cine ocurrido apenas el mes pasado.

Gema Kloppe-Santamaria expuso en el texto “Detrás de la Espiral de Violencia en México”, publicado por el Instituto México del Centro Woodrow Wilson que la mayoría de los analistas han atribuido el aumento en los niveles de homicidios a las divisiones y enfrentamientos violentos dentro y entre las organizaciones criminales mexicanas, particularmente el Cártel de Sinaloa y el CJNG.

La extradición de Joaquín Guzmán, el Chapo a Estados Unidos, que tuvo lugar hace un año, también ha sido citada como una razón importante detrás del aumento de homicidios en México, se lee en el texto.

Orlando Camacho, director general de México SOS, dijo por su parte que en Jalisco existe una presencia importante de grupos del crimen organizado sin que haya una contundencia estatal que muestre camino a cómo se ha combatido.

Ello, abundó Camacho, en medio de un proceso electoral donde habrá de renovarse tanto al presidente de la República y el Ejecutivo en nueve estados, incluyendo el de Jalisco. El mensaje del ataque al exfiscal es claro: los grupos delictivos quieren mostrar músculo, dijo.

Por otro lado, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos dio cuenta en un reporte sobre el panorama de la ciudad de Guadalajara. El Departamento de Estado ha evaluado a esta localidad como un lugar de alta amenaza para los intereses oficiales del gobierno estadounidense.

El informe del NSC registró que la ciudad tiene una reputación de que las transacciones ilícitas de dinero, negocios legítimos y la actividad de organizaciones de tráfico de drogas, se entremezcla.

Ciudadanos y la inseguridad

La fallas en materia de seguridad en Jalisco, principalmente en el área Metropolitana de Guadalajara, es porque se ha privilegiado “la imagen” y “las relaciones políticas”, sumando la falta de coordinación entre los tres niveles de gobierno, afirmó Augusto Chacón, director de Jalisco Cómo Vamos.

En entrevista, contó que el atentado contra Luis Carlos Nájera habla del deterioro institucional y la impunidad bajo la que actúan los integrantes de grupos delictivos.

Dijo que, de acuerdo con mediciones realizadas desde el 2011 por Jalisco Cómo Vamos, el tema de la inseguridad es uno “con más prominencia en el imaginario de la gente”, llegando las estimaciones del 2016 a que seis de cada 10 de los tapatíos se sentía inseguro.

Augusto Chacón recordó que la administración de Aristóteles Sandoval, actual gobernador de la entidad, se “estrenó” con el asesinato de Jesús Gallegos, secretario de Turismo, por lo que con el atentado en contra de Nájera consideró que “es el símbolo no sólo del gobierno, sino de los tiempos”.

Agregó que “ha fallado que por privilegiar la imagen han desestimado los números, lo que la gente sentía de inseguridad, lo que vivía en el día a día y las intervenciones han sido tardías y así los delincuentes hacen de las suyas”, criticó.

politica@eleconomista.mx