El gobierno de México tiene claro que en la reconfiguración de los términos de la relación con Estados Unidos, que se avecina, el ejercicio de la soberanía y la defensa de los intereses de los mexicanos serán la prioridad, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto.

Por lo que respecta a la también próxima renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el titular del Ejecutivo federal se dijo resuelto a cuidar, defender y proteger las cadenas de valor, de las que México es un eslabón, porque generan beneficios para los tres países de la región de Norteamérica y sus sociedades.

Desde Monterrey, tras inaugurar la planta de autopartes Nemak y la Central Eléctrica de Pesquería, estableció que como presidente de México tiene muy clara su encomienda:

¿Cuál es esa misión? Defender los intereses de México y de los mexicanos. Defenderlos frente a los postulados y posiciones que tenga cualquier otro gobierno. Somos una nación que se conduce, sí, al amparo de una buena diplomacia, sí, al amparo de respetar a otros, porque exigimos para nosotros el mismo respeto.

Y exigimos que se nos respete como nación soberana, que ejerce su soberanía y que va, precisamente, con esta condición y con este carácter, a sentarse a la mesa con otros iguales, para reconfigurar los términos de la relación con otros países, particularmente, con los Estados Unidos .

La nueva relación comercial con Estados Unidos y Canadá, consideró, deberá derivar en algo positivo para las tres naciones que integran el TLCAN y deparar oportunidades de crecimiento y desarrollo.