El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se comprometió, a que de ganar las elecciones del 1 de julio, no gobernará solo, sino que escuchará a los mexicanos.

“Vamos a gobernar juntos”, dijo el abanderado presidencial de Morena, PT y PES, en un mitin en Cárdenas, Tabasco.

Afirmó que de ganar los comicios presidenciales, no habrá “divorcio” entre el Presidente electo y la ciudadanía, sino que gobernaría en conjunto con la ciudadanía. “La tarea de gobernar no es de un solo hombre, ni de un puñado de dirigentes”, argumentó.

“No estoy acomplejado, no soy fantoche, entiendo desde hace mucho que el poder es humildad”, sentenció.

En su discurso, reiteró su principal propuesta de campaña de terminar con la corrupción: “soy terco, ya se me metió en la cabeza de que voy a terminar con la corrupción, y así ve a hacer. Me canso ganso”, dijo.

El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia aseveró que en su gobierno no habría gasolinazos; se rescataría el campo a cuyos productores daría subsidios.

Reafirmó que se bajaría el sueldo como Presidente de la República, y por lo tanto haría valer la Constitución, para que ningún funcionario gane más que el Ejecutivo federal.

Aseveró que no viviría en Los Pinos, que haría pasar a formar parte del Bosque de Chapultepec; y que los funcionarios no tendrían seguro privado de gastos médicos mayores, por lo que sólo tendrían Seguro Popular o IMSS, o bien, adquirir su propio seguro.

Mencionó que por la eliminación de los privilegios, el ahorro en el gobierno y el combate a la corrupción, se obtendrían los recursos para llevar a cabo sus propuestas de campaña.

jmonroy@eleconomista.com.mx