El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que su gobierno está encaminado a “entregar muy buenas cuentas” al cierre de mandato, sobre todo “dejando viabilidad financiera a la próxima administración”.

En un encuentro con usuarios de riego, que tuvo lugar en Los Pinos, el mandatario mexicano insistió en que a la fecha, a punto de concluir su sexenio, “hay muy buenas cifras y muy buenos números qué compartir con la sociedad”.

Los mexicanos, comentó, “nos autoflagelamos, decimos que estamos mal y el escenario crítico”, pero que cuando se ponen las cosas en contexto queda claro que “México, sin duda, es un país que sí está en un proceso de transformación, pero que, además, se ha convertido ya en una potencia agroalimentaria”.

“Somos el séptimo país con mayor zona de cultivo en el mundo, somos ya el duodécimo país que más exporta alimentos al mundo, somos el décimo productor de alimentos en el mundo. Esto no es menor. Podrá haber otros países más grandes en territorio (...) con mayor desarrollo, pero México se está, auténticamente, convirtiendo y consolidando como una potencia agroalimentaria”, explicó.

Peña Nieto es de la idea que la situación del país “no está tan crítica”.

No puede afirmarse que “tenemos crisis económica”, explicó, cuando “estamos creciendo”, “hay mayor generación de empleo, una cifra histórica de empleo, donde la tasa de desempleo se coloca en los niveles más bajos de nuestra historia, en donde hay una recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores”.

“Bueno, si eso es crítico, está bien, que cada quien lo califique como quiera. Yo, al final de cuentas, creo que hay que darle justa dimensión a lo que sí tenemos”, expresó, en defensa de los logros de su administración.