La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reportó la muerte de 550 aves - principalmente patos y cormoranes- así como de cuatro lobos marinos, detectada en el Puerto de San Felipe, Baja California. La dependencia señaló que una de las posibles causas podría ser el Cambio Climático.

La Subprocuraduría de Recursos Naturales de la Profepa informó que los decesos de los 554 ejemplares e vida silvestre se localizaron en un tramo de 10 kilómetros partiendo de la escollera del Puerto de San Felipe hacia el Sur, siendo esta zona el único punto donde se observó la mortandad de mamíferos y aves marinas.

Para evitar un riesgo sanitario, el Instituto de Servicios de Salud Pública recomendó emitir un cierre precautorio en la zona marítima terrestre; que la población no se introduzca en las zonas de contingencia y en caso de detectar animales muertos no tocarlos o manipularlos y dar aviso inmediato a las autoridades locales.

Las aves muertas fueron colocadas en bolsas de plástico para darles disposición final mediante su sepultura.

Con base en la experiencia de otros países en investigación de las causas de muerte de aves marinas, la Profepa planteó como hipótesis que dicho evento puede estar relacionado con el cambio climático, toda vez que las variaciones en la temperatura del agua ocasiona que los cardúmenes de peces se ubiquen a una mayor profundidad y en consecuencia las aves no puedan obtener su principal fuente de alimento.

En coordinación con otras autoridades, principalmente con elementos de la Secretaria de Marina (SEMAR) y personal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), lo inspectores de la Procuraduría continuarán con recorridos en la playa para monitorear la contingencia.

[email protected]