Los grupos parlamentarios en el Senado de la República dejaron claro que para el siguiente periodo ordinario de sesiones, que comienza en febrero, tendrán prioridades diferentes. El PRI tendrá como prioridad concretar las leyes secundarias derivadas de las reformas que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto; el PRD buscará unir a su partido y contrarrestar estas leyes; mientras que el PAN se enfocará en la desaparición de poderes en Michoacán.

Así lo delataron con los preparativos de las reuniones plenarias de cada grupo parlamentario, que en esta ocasión tendrán cortes diferentes.

Las plenarias anteriores estuvieron marcadas por la asistencia de secretarios de Estado, pero en esta ocasión el PRD no invitará a ningún funcionario del gobierno federal, pese a que está en puerta la aprobación de las leyes secundarias en materia energética y de telecomunicaciones.

La reunión será exclusivamente de allegados a la izquierda, tanto funcionarios como académicos. A su encuentro para la unidad se espera la participación de Cuauhtémoc Cárdenas como el líder de la estrategia de defensa del petróleo; de los gobernadores perredistas y del Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Mancera, ahora que está en puerta la reforma política del Distrito Federal.

El líder de la bancada perredista, Miguel Barbosa, planteó como ejes de su agenda legislativa el defender al sector energético, transformar el régimen político y democratizar a los medios de comunicación.

Mientras que el PRI hará lo contrario, se basará en las exposiciones de secretarios de Estado ante las leyes secundarias que están pendientes de concretarse: la energética, que tiene plazos establecidos, y la de telecomunicaciones; leyes cuyo plazo constitucional para emitirlas venció en diciembre. La prioridad del PRI será concretar la reforma energética, con leyes secundarias que necesitan sólo la mayoría de votos y no las dos terceras partes de los sufragios, como sucedió con la reforma constitucional.

El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, afirmó que para que el país pueda realmente aprovechar el entorno económico mundial y crezca en este año a niveles cercanos a 4% y se combata la pobreza y desigualdad social, es necesario culminar las transformaciones de fondo y que el Senado aborde reformas en sectores estratégicos que también demandan cambios profundos .

Mientras que el PAN, aparte de querer las leyes secundarias anteriores, se enfocará en proponer modificaciones a la Constitución, para que proceda la desaparición de poderes en Michoacán.

Los panistas buscarán respaldar a la senadora Luisa María Calderón, luego de sus declaraciones en contra del grupo criminal Los Caballeros Templarios y justificar la estrategia de seguridad que se aplicó en el sexenio de Felipe Calderón.

Asevera Madero

PAN va por legislaciones secundiarias

El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, aseguró que los grupos parlamentarios panistas en el Congreso de la Unión defenderán y vigilarán la integración de las leyes secundarias de las reformas energética, en telecomunicaciones y político-electoral, las cuales se deberán aprobar en el periodo ordinario de sesiones que inicia en febrero.

Los legisladores vigilarán aspectos a establecer en las leyes secundarias, por ejemplo, en materia energética, las modalidades de contratación y transparencia y la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial, entre otros. (Con información de José Juan Reyes)