Con el tiempo cronometrado, el Instituto Nacional Electoral (INE) prevé desahogar los procesos pendientes relacionados a los aspirantes a la presidencia por la vía independiente antes del 29 de marzo, fecha límite para que todos los candidatos a un cargo de elección popular cuenten con el registro de la autoridad electoral para competir.

El consejero electoral Ciro Murayama informó que la Comisión de Fiscalización, de la cual es presidente, tiene previsto aprobar los dictámenes de fiscalización de los aspirantes independientes el próximo 17 de marzo, para que pasen al Consejo General el 23 del mismo mes.

Los aspirantes, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, junto con la expanista Margarita Zavala y el experredista Armando Ríos Piter preliminarmente cumplieron con el requisito de firmas que pide la legislación electoral para los aspirantes a una candidatura a la presidencia por la vía independiente.

Candidatos al Senado obtienen aval

Por otro lado, el INE dio el aval de la fiscalización a los siete aspirantes independientes que cumplieron con los apoyos necesarios para competir al Senado de la República por diferentes estados.

El proyecto, aprobado este miércoles por la Comisión de Fiscalización, indica que ninguno de ellos rebasó los topes de gastos, aunque sí tendrán sanciones menores por no reportar algunos gastos.

Así, Lorenzo Ricardo García de León, por Baja California Sur; Pablo Salazar Mendiguchía, por Chiapas; Soledad Romero Espinal, por Guerrero; Pedro Kumamoto, por Jalisco; Raúl González, de Nuevo León; Manuel Clouthier, de Sinaloa, y Obed Javier Pérez Cruz, de Tlaxcala están a un paso de obtener su registro como candidatos al Senado.

En otro tema, el PAN presentó una queja ante el INE contra Alberto Elías Beltrán, encargado de despacho de la PGR, y Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación, por presuntas violaciones a la Constitución y a las reglas electorales.

En conferencia de prensa, el diputado Jorge López Martín, representante del blanquiazul ante el INE, afirmó que en la queja se pide al instituto, como máxima autoridad electoral, que medie y pida al gobierno “sacar las manos del proceso electoral”.