El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que su gobierno usará 40,000 millones de pesos del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Sistema de Protección Social en Salud, con el propósito de invertirlos en contratación y basificación de médicos, abasto de medicamentos y la creación del Instituto del Bienestar, que el próximo año sustituirá al Seguro Popular.

Actualmente, mediante dicho fondo se otorgan servicios médicos de alta especialidad a los beneficiarios del Seguro Popular que padecen enfermedades de elevado costo.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, López Obrador indicó que el fondo tiene alrededor de 70,000 millones de pesos. “Vamos a utilizar 40,000 de ese fondo”, anunció.

Cabe destacar que en una carta los exsecretarios de Salud federales Guillermo Soberón, Julio Frenk, José Ángel Córdova, Salomón Chertorivski, Mercedes Juan y José Narro, expresaron su preocupación por el uso de dicho fondo, ya que ha servido para atender 66 padecimientos de alta especialidad, como cáncer de mama, cervicouterino y próstata.

López Obrador garantizó que pese al uso de ese fondo “nadie se va a quedar sin ser atendido, al contrario, se van a mejorar los servicios de salud. Todos van a hacer atendidos; no van a tener ningún problema”.

El primer mandatario criticó a quienes defienden el Seguro Popular. “La única explicación es que no tienen información suficiente, porque por lo general también, con todo respeto, no salen de las oficinas, de los cubículos. Los investigadores, los académicos, no van al campo, no conocen la realidad y no se puede transformar una realidad que no se conoce, afirmó.

“Por eso hasta me extraña que haya gente, por falta de información, porque hay algunos que no lo hacen de mala fe, que defiendan lo del Seguro Popular, si era lo más ineficiente que ha existido.

“Es un plan completamente nuevo, porque nos dejaron tirado el sistema de salud. Se dedicaron a robar en el sector salud, como lo hicieron en todo el gobierno, se robaban hasta el dinero de las medicinas”, planteó. Precisó que para la contratación de personal médico convocará incluso a jubilados, pensionados, enfermeras y médicos.

El mandatario federal argumentó que una unidad médica rural sólo tiene posibilidades de contar, en condiciones óptimas, con 120 tipos de medicamentos; un hospital rural, con 300 tipos de medicamentos; un hospital del IMSS, 600, y un hospital de especialidades en Ciudad de México puede tener 1,200 claves de medicamentos. “Entonces, ¿cómo medicina de primera, de segunda y de tercera?”, cuestionó.

“Rescatarán” infraestructura

Juan Ferrer, nombrado por el mandatario Andrés Manuel López Obrador como titular del Instituto de Salud para el Bienestar, afirmó que en el país hay 309 establecimientos dedicados a proveer servicios médicos que se encuentran “desperdiciados” y que se pondrán en marcha en los siguientes meses.

“Vamos a construir y rescatar con planeación estratégica centros de salud, hospitales regionales y nacionales que respondan a la necesidad de la gente; vamos a implementar un verdadero modelo de salud y bienestar integral centrado en la persona, la familia y la comunidad”, expresó.

Ferrer afirmó también que en la nueva institución de salud, que sustituirá al Seguro Popular, se cubrirán todas las enfermedades que presente la población, además de que se garantizará el abasto de medicamentos y en general los insumos necesarios para otorgar servicios médicos de calidad.

Por su parte, durante el primer día de foros convocados en la Cámara de Diputados con motivo de la construcción de la nueva institución de salud, el secretario federal del ramo, Jorge Carlos Alcocer Varela, dijo que el Seguro Popular fue un mecanismo con el que se lucró con las enfermedades de la población.

“Se trató, indudablemente, de una estrategia en alianza con el capital privado, que buscaba beneficiarse de las enfermedades, más que tratarse de una institución social sólida que ofreciera servicios de atención universal a todas las personas vulnerables”, puntualizó.

[email protected]