Mientras la detención de niños migrantes aumentó recientemente, las políticas implementadas para atender las problemáticas de este grupo, no responden a la garantía de derechos, denunciaron las organizaciones miembros de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

A través de un posicionamiento oficial, la Redim explicó que la detención de menores migrantes ha sido vista como única vía de cuidado, situación que los excluye de alternativas, como permanecer en México por tiempos prolongados a modo de asilo o refugio, así como tener la oportunidad de crecer en un ambiente de libertad o dentro de un núcleo familiar.

De acuerdo con números arrojados por el Instituto Nacional de Migración (INM) en septiembre del 2012, la migración infantil en tránsito se incrementó; durante los primeros nueve meses fueron alojados en estaciones migratorias 4,745 niños, niñas y adolescentes, de los cuales 168 viajaban solos; asimismo, se han devuelto 4,494 niños y niñas (77 no acompañados) a su país de origen de los cuales 98.2 % son de Centroamérica, cifra que se incrementó con respecto al año anterior.

Con respecto a la migración de niños y adolescentes hacia EU, según el INM, 13, 240 han sido repatriados de enero a septiembre de los cuales, 223 fueron no acompañados.

Hasta la fecha, las políticas implementadas, para atender las problemáticas que padece la infancia migrante, no responden a una política de garantía de derechos, puesto que han sido construidas bajo la mirada asistencialista en donde los niños y niñas siguen siendo considerados como objetos que necesitan ser protegidos y no como personas sujetos de derechos bajo un enfoque de protección integral, con estrategias preventivas y mecanismos que aseguren el interés superior del niño , denunció la Redim.

Ante ello, hace un llamado a las autoridades para dar continuidad a un mecanismo inter­institucional que diseñe y evalúe la política para la protección de la niñez migrante.