Tras los disturbios registrados en el Centro Histórico por la toma de protesta del presidente Enrique Peña Nieto, el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, presumió la limpia de la Alameda Central.

Protestas dejaron un saldo de 65 detenidos y daños en inmuebles, negocios y monumentos aledaños a dicha plaza.

Marcelo Ebrard escribió en su cuenta de Twitter (@m_ebrard) que el Hemiciclo a Juárez se encontraba limpio.

Además subió fotografías donde mostró la Alameda llena de personas circulando pacíficamente en ella.

Los responsables de los desmanes fueron presentados ante el Ministerio Público y durante los hechos, autoridades aseguraron una granada de fragmentación.

RDS