El sector patronal del país propuso consolidar el padrón nacional de maestros y el sistema nacional de información educativa, así como fortalecer la autonomía y presencia del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), para convertirlo en el máximo órgano regulador, a la altura del IFE y el IFAI.

Alberto Espinosa Desiguad, presidente de la Coparmex, advierte que de no realizarse el próximo 24 de junio la primera etapa de la evaluación a los profesores de México, el país estará en riesgo de perder una valiosa oportunidad de seguir avanzando en el campo educativo.

Nos queda mucho por hacer. Nuestro promedio nacional de escolaridad es de 8.6 años, por debajo del promedio de la OCDE, de 11.9 años. En México, cada ciclo escolar es de 562 horas efectivas de clase, es decir, la mitad de la jornada de países como Corea, que obtienen los mejores resultados en las evaluaciones internacionales , estableció.

A través del mensaje semanal, Señal Coparmex, Espinosa Desigaud lamentó que el hecho de que no haya acuerdo en la mesa de negociaciones de la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, en tiempo y forma para la evaluación universal de 550,000 maestros y directivos del nivel básico.

Es preocupante la falta de disposición del sindicato de maestros para llevar adelante ese proceso, a menos de dos meses de la fecha pactada para la evaluación , abundó.

El líder patronal dijo que México es el país que destina uno de los mayores porcentajes del gasto público a la educación, el 23%, contra un promedio de 13.3% de los países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Nos encontramos entre los últimos lugares del índice de competitividad del Foro Económico Mundial en materia de calidad del sistema educativo, en el sitio 121 de 142 países, cuestionó.

Aumentar la calidad de la educación es clave para la transformación de México, y en esta tarea, la participación de los maestros es fundamental. Una profesionalización docente debe apoyarse en una política moderna de carrera magisterial, con el concurso nacional de plazas y un sistema de evaluación eficaz; que se complementen y partan de un diagnóstico objetivo de dónde estamos, y la ruta de hasta dónde queremos y podemos llegar .

klm