La Secretaría de Educación Pública (SEP) presentará una denuncia de hechos ante el Ministerio Público Federal por los daños causados en su edificio sede por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Al mediodía, un grupo de disidentes del magisterio, acompañados por algunos electricistas, se manifestaron afuera de la sede de la dependencia en la calle de Brasil 33, colonia Centro, donde algunos elementos de la Policía Federal y de seguridad privada resguardaban el lugar.

El nivel de agresividad de los maestros de la CNTE se elevó al grado de que con tubos y palos rompieron vidrios de la fachada e intentaron derribar la puerta de madera, la cual representa un bien histórico pues data de 1731.

Al no conseguir su propósito, los inconformes tomaron las vallas que se encuentran a la entrada del edificio y con estas hicieron dos boquetes en la puerta, una en cada hoja de la misma e intentaron prenderle fuego, pero se activó la protección contra incendios.

Al lugar llegaron elementos de la Policía Federal, pero dos de estos resultaron lesionados, lo mismo que un integrante del cuerpo de seguridad privada de la SEP de nombre Alejandro Olvera, quien fue trasladado a un hospital en una ambulancia.

Poco a poco la situación fue controlada y los manifestantes se retiraron del lugar.

apr