Académicos y especialistas presentaron 10 propuestas para fortalecer la política pública de financiamiento de la educación, así como la equidad en la entrega de recursos entre la educación básica y nivel superior.

Durante el evento, Financiamiento Educativo Retos y Alcances para una Educación con Calidad y Justicia, del Consejo Mexicano de Investigación Educativa AC, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Mendoza Rojas, mencionó que desde hace más de 10 años se propuso destinar al menos 8% del PIB al aprendizaje y actualmente no se invierte más de 3 por ciento.

El gasto para educación “es escaso si se quieren atender las demandas educativas, si se compara el gasto promedio por alumno de los países de la OCDE que invierte más de 11,000 dólares, en México únicamente se destina poco más de 3,000 dólares”, afirmó el especialista.

Entre las sugerencias expuestas se encuentran que el presupuesto anual destinado al aprendizaje no debe ser inferior al del año anterior; simplificar trámites y requerimientos para el acceso a recursos; y acordar con la Secretaría de Hacienda un aumento en los salarios de los docentes.

Además de renovar los espacios académicos, fortalecer la cultura de transparencia en rendición de cuentas y no celebrar contratos entre universidades públicas y estancias gubernamentales que se presten a actos de corrupción.