Durante el 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó 13 iniciativas de ley ante el Congreso de la Unión, de las cuales cuatro están a la espera de ser discutidas.

Quedó pendiente de dictaminar la reforma al artículo 149 Ter del Código Penal Federal que tiene por objeto sancionar a quien incite a la discriminación racial, a través de la difusión de ideas basadas en la superioridad o el odio racial. Además de aumentar hasta en un tercio la pena establecida para quien asista a actividades racistas o participe en organizaciones o actividades de propaganda que promuevan la discriminación racial e inciten a ella.

Para el próximo año también estarán pendientes las iniciativas que adicionan diversas disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para crear mecanismos presupuestarios en el marco de las crisis económicas y sanitarias. Entre lo propuesto destaca la facultad que se le da a la Secretaría de Hacienda para reasignar el presupuesto durante emergencias económicas, además de que se estipula que las dependencias deberán efectuar las adecuaciones necesarias para reducir sus recursos y traspasarlos a Hacienda ante una crisis, entre otros rubros.

Y, por último, se mantiene también a la espera de ser discutida la reforma a la Ley de Educación Militar del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, para reconocer la existencia legal del Instituto Mexicano de Estudios Estratégicos en Seguridad y Defensa Nacionales.

Aunque el presidente López Obrador puede presentar iniciativas preferentes al iniciar cada periodo ordinario, las cuales deben ser discutidas máximo 31 días naturales después de presentarse, en 2020 no se utilizó  dicha figura. Sin embargo, se prevé que en el nuevo periodo de sesiones, de febrero próximo, esta modalidad sea implementada con los cambios para regular el outsourcing.

maritza.perez@eleconomista.mx