El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó a la Cámara de Diputados su iniciativa de reforma al sistema de pensiones, en la que propone una reducción paulatina de semanas de cotización, aumentar la aportación a la cuenta individual y finalmente aumentar el monto de la pensión garantizada a trabajadores que empezaron a cotizar bajo el régimen de 1997.

La propuesta propone reducir las semanas de cotización de 1,250 a 750, para que la mayoría de los trabajadores al menos pueda tener acceso a la pensión mínima garantizada.

También elevar las aportaciones, a partir del 2023, de 6.5% a 15%, incluyendo la cuota social, siendo los patrones los que asumirán el incremento.

La propuesta presidencial deja en claro que la aportación que realizan los trabajadores se mantiene en sus términos, mientras que la aportación patronal se eleva de 5.15% a 13.8% y la aportación del Estado modifica su composición para beneficiar sólo a los trabajadores de menores ingresos, sin incrementar su monto total, señala el documento de la iniciativa que propone reformar los artículos 139, 159, 165 y 218 de la Ley del Seguro Social.

La iniciativa precisa que el incremento de la aportación patronal se realizaría gradualmente de 2023 a 2030, conforme a una tabla, mientras que la composición de la aportación del Estado entraría en vigor igualmente en 2023.

El documento señala que el cambio fundamental tiene por objeto aumentar el monto de la pensión garantizada que se otorga a los trabajadores que, cumpliendo con los requisitos para gozar de las prestaciones de cesantía y vejez, no tienen los recursos suficientes en su cuenta individual para obtener una pensión mayor a dicho monto.

Por ello, plantea reformar el artículo 170 de dicha ley, a fin de modificar la forma de determinar el monto de dicha pensión, que actualmente puede ser de hasta 3,389 pesos, para que en lo sucesivo se calcule considerando las semanas de cotización que también se modifican.

“Es conveniente señalar que el cambio en la determinación y pago de la pensión garantizada también es gradual entre 2023 y 2030, al principio del periodo se comenzará a cubrir a quienes tengan 750 semanas de cotización. Por cada uno de los años restantes se aumentarán 25 semanas hasta alcanzar las 1,000 que se requerirán.

“El objetivo es compensar durante los primeros años la diferencia entre las aportaciones que reciben los trabajadores en la cuenta individual, conforme al régimen vigente, y el incremento de la cuota patronal, así como la recomposición de la cuota del Estado”, señala.

La iniciativa presidencial también permitiría al trabajador, llegado el momento de obtener una pensión, contratar un seguro de renta vitalicia y a la vez mantener los recursos en una Afore para que, con cargo al saldo, pueda realizar retiros programados. Actualmente sólo se permite al trabajador elegir entre una de esas dos opciones.

Además, plantea un esquema para dar mayor agilidad al pago de las pensiones a cargo del gobierno federal a través de la Tesorería de la Federación.

Asimismo, plantea un mecanismo para la revisión periódica de la gestión de esta reforma, de modo que la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) deberá enviar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público un análisis de los resultados obtenidos con la aplicación de esta reforma en caso de que sea aprobada por el Congreso federal.

El presidente López Obrador argumentó que tomando en cuenta la Ley de Seguridad Social vigente a partir de julio del 1997, únicamente el 56% de los trabajadores alcanzarían una pensión vitalicia (22% financiada con los recursos de su cuenta individual y 34% con una pensión garantizada), mientras que el 44% restante recibirá su ahorro al momento del retiro en una sola exhibición.  

Resumió que su iniciativa “tiene como propósito mejorar la calidad de vida de todos los trabajadores sujetos al régimen pensionarios de la Ley de Seguro Social mediante el aumento de sus pensiones, un aumento del porcentaje de trabajadores que perciban una pensión garantizada y un entorno más eficiente y competitivo en la administración del ahorro de los trabajadores”.

La iniciativa deberá ser recibida la próxima semana por el pleno de la Cámara de Diputados y turnada a comisiones para su análisis.

jmonroy@eleconomista.com.mx