Las autoridades están más enfocadas en la contención de las manifestaciones que en la búsqueda con vida de 42 de los normalistas de Ayotzinapa que permanecen en calidad de desaparecidos, perciben padres de familia y organizaciones de la sociedad civil que los acompañan.

En entrevista telefónica, el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, Vidulfo Rosales, declaró que tenemos la impresión que el gobierno federal le apuesta cada vez menos a la búsqueda en vida .

Si bien, aclaró, no hay una decisión ni anuncio oficial a propósito, tenemos la percepción que por lo menos la búsqueda no se está haciendo .

Vidulfo Rosales explicó que ello obedece a que no se han llevado a cabo las reuniones de seguimiento de la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Gobernación; quienes vierten informes de cómo avanzan estos trabajos. Reconocemos que esta percepción tenga fundamento en la ausencia de información .

Ante esta percepción, activistas y familiares orquestan una búsqueda ciudadana de los estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, a manos de la policía municipal en colusión con el crimen organizado.

Frente a la incertidumbre en relación a si los 42 estudiantes que restan por encontrar fueron asesinados en el basurero de Cocula, Vidulfo Rosales hizo un llamado a las autoridades a continuar con una investigación exhaustiva, profesional y diligente con tal de ofrecer certeza a los padres de familia respecto del paradero de sus hijos. En tanto esto no se clarifique, la búsqueda con vida debe continuar , afirmó.

Guerrero es un cementerio clandestino, afirma

Respecto de la información dada a conocer por la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero sobre el hallazgo de 17 nuevas fosas clandestinas en Iguala, Guerrero, Vidulfo Rosales advirtió que noticias como ésta continuarán informándose debido a que el estado se encuentra lleno de estos entierros.

Las fosas lamentablemente forman parte de la cotidianidad, forma parte de la violencia que se vivió y vive (...) Guerreo es un cementerio clandestino , expresó.