La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) calificó como positivo el dictamen del Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cual señala que el Estado mexicano es responsable por el delito de desaparición forzada de Christian Téllez y lo obliga a investigar y sancionar el hecho, debido a que constituye un importante precedente para México.

A través de un comunicado, la CNDH indicó que de acuerdo con el dictamen de la ONU, se exige que el Estado mexicano lleve a cabo una investigación exhaustiva, rigurosa e imparcial sobre el caso y establece un plazo de 180 días hábiles a partir del 5 de agosto para informar sobre las medidas adoptadas, lo cual “representa una oportunidad para que el Estado mexicano aplique adecuadamente los estándares internacionales previstos tanto en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos como de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas”.

Por otra parte, la CNDH expuso que la resolución del organismo internacional es trascendente, ya que concluye que el caso de Téllez contiene todos los elementos para catalogarlo como una desaparición forzada, por lo que se vulneraron diversos derechos contenidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su protocolo facultativo, ratificados por México el 23 de marzo de 1981 y el 15 de marzo del 2002, respectivamente.

Al respecto, la comisión mencionó que ha reconocido públicamente que México vive una etapa crítica en materia de derechos humanos y declaró que estará atenta a las medidas que tome el Estado mexicano para dar cumplimiento al dictamen de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Cabe mencionar que la organización civil mexicana Litigio Estratégico en Derechos Humanos AC y familiares de la víctima recurrieron a Naciones Unidas ante la falta de respuesta de las autoridades estatales y federales en México.

De acuerdo con la organización civil que llevó el caso a la ONU, el 20 de octubre del 2010, Christian Téllez, estudiante de Ingeniería Industrial en la Universidad del Golfo de México, fue detenido en presencia de su compañera por la policía intermunicipal de Veracruz, que lo subió a una patrulla y hasta la fecha se desconoce su paradero.