Las precampañas presidenciales en México distan en la actualidad de lo que originalmente se planeó para esta etapa del proceso electoral, reconocieron expertos.

Las tres coaliciones políticas, que se avizoran que serán las protagonistas en los comicios presidenciales en México el próximo 1 de julio, han decidido mitigar toda contienda interna para la creación de precandidaturas únicas.

“Ésta será una etapa de intensa actividad interna de los partidos y coaliciones, me refiero a las precampañas”, aseveró el presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, el pasado 13 de diciembre, víspera del comienzo del periodo de precampañas que durará hasta el 11 de febrero.

No obstante, los partidos políticos que abanderan al tres veces aspirante presidencial, Andrés Manuel López Obrador (Morena, Encuentro Social y PT); al exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade (PRI, PVEM y Panal), y al expresidente del blanquiazul, Ricardo Anaya (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), envían ese mensaje, de precandidaturas únicas.

“Se han distorsionado, es otra de las grandes perversiones que se ha hecho a la legislación electoral”, opinó Jesús Cantú, exconsejero del otrora Instituto Federal Electoral (1996-2003) y actual académico de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey.

El exconsejero afirmó que el periodo de precampañas fue creado para impulsar la contienda interna en los partidos políticos. “Sin embargo, lo que nos hemos dado cuenta, porque ha sido prácticamente la regla en todos los casos, es que sólo hay un candidato, y este candidato aprovecha ese tiempo justamente para eso, para promover su imagen ante el electorado, no ante los militantes de su partido”.

En tanto, Ivonne Acuña, analista política de la Universidad Iberoamericana, indicó:

“Le llamamos precampaña a lo que a la luz de todos son ya campañas. En realidad ya están en campaña”.

“En teoría la ley dice que no podría aparecer la figura del candidato si no hay un opositor y a pesar de que no hay un opositor abiertamente, francamente los candidatos están haciendo ya campañas, aunque sus spots terminen con la leyenda de este mensaje va dirigido a tal sección del partido. Es una simulación”.

El especialista electoral de la UNAM, Germán Pérez Fernández, coincidió en que el actual periodo de precampañas es una “simulación”, por lo que en realidad se están financiando campañas por siete u ocho meses.

HARTAZGO CIUDADANO, RIESGO DE PRECAMPAÑAS

Especialistas consultados por El Economista advirtieron que el principal riesgo de que se hagan campañas tan prolongadas es el hartazgo que puede generar entre la población y que puede desencadenar en mayor abstencionismo.

“El principal impacto que tienen (unas campañas prolongadas) es el cansancio, el hartazgo ciudadano de estar escuchando los mensajes (...) llenar los medios electrónicos de estos spots de 30 segundos que están llenos de estas frases impactantes, en el caso de televisión, de estas imágenes espectaculares, pero que no contribuyen a un debate de ideas”, refirió el exconsejero electoral, Jesús Cantú.

Pérez Fernández puntualizó que las precampañas no tienen contenido por lo que se han vuelto intrascendentes.

“La gente no está poniendo atención (...) yo creo que la gente todavía no está harta de la campaña. A lo mejor en abril o mayo”, finalizó.

Moreno Valle deja aspiración

El exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, se bajó de la contienda por la candidatura de la coalición Por México al Frente y con ello Ricardo Anaya quedó como precandidato único.

“Es evidente que existe un consenso a favor de quién debe ser el abanderado”, manifestó en un video difundido en redes sociales, donde indicó que no será un obstáculo para que el PAN se mantenga unido y el frente logre sus objetivos.

El mensaje fue difundido el último día para registrarse como precandidato.

Esta decisión se dio a unas horas de conocerse que su esposa, Martha Erika Alonso Hidalgo, dejó la secretaría general del PAN en Puebla, para buscar la candidatura al gobierno local. (Dora Villanueva y Jorge Monroy)