Por tratarse de “la reforma más profunda que se haya planteado’’ en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, "la reina de las discusiones" en el Congreso de la Unión será negociar su iniciativa de cambios a la Constitución en materia eléctrica, afirmó Ricardo Monreal Ávila.

En opinión del coordinador del grupo parlamentario del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Senadores, los diputados federales y senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tienen el reto de mantener los acuerdos y compromisos en el sentido de analizar la propuesta presidencial para “buscar la aprobación.’’

Las declaraciones de expresidentes del PRI en contra de la iniciativa presidencial, dijo, dificultará las negociaciones al respecto en las Cámaras de Diputados y Senadores.

"Yo estimo que está muy polarizado el ambiente político, por eso hacía un llamado ayer a que los actores externos nos permitieran deliberar con respeto. Si priva la descalificación, el ataque y priva esta serie de comentarios encontrados, nos dificulta la discusión", dijo.

En la Cámara Alta, explicó, el acuerdo entre los grupos parlamentarios es esperar para ver “qué sucede en la Cámara de Diputados los próximos días’’, pero que para él "esta es la reforma clave".

Al interior del PRI, la "voz fuerte" de sus expresidentes, abundó, "sí estremece y sacude a las fracciones parlamentarias de ambas Cámaras", y pone "en un plano difícil, complicado para él" a Alejandro Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI y diputado federal, para decidir el sentido en que votarán los priistas la referida propuesta presidencial.

"El PRI tiene que asumirse como un partido moderno, como un partido que recomponga su relación con el poder público, como un partido capaz de celebrar acuerdos, como un partido que no se aísle de lo que está pasando en el país.

"Evidentemente, la polarización interna, la división interna de opiniones, dificulta más la posibilidad de lograr acuerdos. Pero yo espero que Alito pueda mantener la unidad de sus grupos parlamentarios", deseó el morenista, también presidente en turno de la Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara alta, el órgano máximo de decisión.

Monreal insistió en su llamado a las voces externas al Congreso de la Unión, entre otros a Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quien declaró que la enmienda constitucional no contempla indemnizaciones, a esperar la decisión de diputados y senadores en torno a la iniciativa presidencial para no complicar la negociación al respecto.

"Todas las voces externas, todas, que no tienen conocimiento y que no son legisladores sí influyen y por eso algunas descalificaciones o adelanto de lo que se aprobará generan no sólo confusión, sino incluso un ánimo de inconformidad de los legisladores que se sienten sustituidos.

"Lo que yo aconsejo es que nos permitan generar los acuerdos y los consensos al interior de las Cámaras, que esta vez no son tan fáciles".

Si bien en el grupo parlamentario de Morena en el Senado y sus aliados del PVEM, PT y PES hay unidad, advirtió, los votos no les alcanzan para aprobar la propuesta presidencial por lo que "tenemos que hacer un esfuerzo por conversar con los otros partidos para lograr la mayoría calificada y es un trabajo profundo, intenso, de mucha energía y no nos cansaremos de buscar la posibilidad de consensos para aprobar la ley". 

rolando.ramos@eleconomista.mx

kg