Como candidato y como presidente, el priista Enrique Peña Nieto se ha declarado en contra de legalizar las drogas en México, al considerar que el centro del problema está en la debilidad de las instituciones y de los cuerpos de seguridad del Estado, y que ello además no frenaría los índices delincuenciales.

Contrario a lo sostenido por otros políticos, como el ex presidente Vicente Fox (del PAN), Peña Nieto ha manifestado su negativa a legalizar estupefacientes.

En el 2012, Peña fijó su postura sobre despenalizar las drogas. En el documento Preguntas cuyas respuestas podrían transformar a México , (con fecha del 21 de mayo del 2012), Peña aclaró que no estaba cerrado a un debate más amplio sobre el tema.

Lo que debe quedar claro es que una decisión sobre la despenalización de las drogas depende de un acuerdo multinacional de amplio consenso y no de una medida unilateral , escribió entonces.

Sin embargo, el Ejecutivo ha cedido durante su sexenio en ciertas posiciones. Por ejemplo, en el escrito ya mencionado Peña se manifestó en contra de la reelección de alcaldes y legisladores, lo cual ya se aprobó.

En junio del 2013, ya como presidente, declaró en el Reino Unido que nuestro país no estaba en favor de legalizar las drogas, al considerar que no era la ruta para disminuir los índices de violencia y de criminalidad.

En presencia de integrantes del Chatham House, Peña se pronunció por que se abriera un debate mundial sobre el tema.