Como parte de las investigaciones derivadas del ataque armado contra Jessica Estrella Silva Zamarripa —quien perdió la vida— y su esposo, Jaime Torres Esquivel, en el marco de las protestas por la toma de agua de la presa “La Boquilla”, en Chihuahua, se dio a conocer que seis elementos de la Guardia Nacional fueron detenidos por su probable responsabilidad en el asesinato.

Se informó que las órdenes de aprehensión fueron cumplimentadas el lunes, después de que la Fiscalía General de la República (FGR) atrajo el caso.

“Reiteramos que en la Guardia Nacional no se tolerarán abusos o uso excesivo de la fuerza por parte de su personal, normando su actuación en el irrestricto respeto a los derechos humanos”, indicó la corporación a través de redes sociales.

Según las investigaciones, el homicidio de la agricultora, ocurrido el pasado 8 de septiembre, en el municipio de Delicias, se dio después de que elementos de la Guardia Nacional balearan la camioneta en la que se transportaba la pareja en la carretera Camargo-Delicias.

En un inicio se dijo que al menos 13 elementos de la Guardia Nacional habían participado en la persecución y posterior ataque contra la pareja.

Con relación al tema, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que se castigará a los responsables, porque su instrucción fue que se investigara y no se encubriera a nadie.

Expuso que la FGR realizó la investigación correspondiente y encontró elementos que hacen suponer la culpabilidad de algunos integrantes de la Guardia Nacional.

“La instrucción desde el principio fue que se investigara y que se castigara a los presuntos responsables, que se actuara. Nosotros no vamos a encubrir a nadie, no hay impunidad en este gobierno”, manifestó el Ejecutivo.

maritza.perez@eleconomista.mx