Puerto Vallarta. Tres minutos tendrían los 8.8 millones de habitantes del Distrito Federal para desalojar la capital del país si una bomba nuclear de 50 megatones fuera detonada. Las afectaciones impactarían a 22 millones de personas que se ubican en la zona conurbada y se experimentaría un colapso financiero y social, alertó Rogelio Rafael Conde García, director general de Vinculación e Innovación y Normatividad en materia de Protección Civil del Sistema Nacional de Protección Civil.

Al realizar una proyección de lo que una detonación de un arma nuclear significaría para la ciudad de México, en el marco de la segunda Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, Conde García expuso que la entidad tardaría décadas y miles de millones de dólares para recuperarse.

Los impactos alcanzarían a 22 millones de personas, lo que equivale a la población total de Puerto Rico, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Nicaragua. Más de 5 millones de viviendas se destruirían o presentarían graves daños y se reportarían afectaciones en 1,140 hospitales.

El colapso financiero que se registraría en el centro del país por la interrupción de las actividades económicas desencadenaría una recesión económica a nivel local y nacional.

A pesar de protocolos, de acciones de prevención, de la unión de la sociedad y del gobierno, ante el desastre no nos alcanzaría, ni sería suficiente para enfrentar el escenario que aquí plantearíamos, necesitaríamos la ayuda de toda la comunidad internacional y determinar acciones y estrategias que se conviertan en políticas públicas , dijo.

Mientras las armas nucleares existan, la amenaza será clara y persistente: siempre habrá quien quiera adquirirlas y el riesgo de su uso estará constantemente latente, advirtió el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade.

Al inaugurar en Nayarit la segunda Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, el Canciller expresó que un mundo más seguro y pacífico sólo podrá lograrse a través de un planeta libre de armas nucleares.

USO DE ARMAMENTO

Meade condenó el uso de armamento de esta clase por parte de cualquier grupo o país, acto que de concretarse, sería para el diplomático injustificable, inmoral y suicida para la humanidad , pues haría inhabitable al planeta.

Si bien México hace un llamado internacional para la erradicación total de estos dispositivos bélicos, el canciller reconoce que ello es una meta que no ha logrado consolidarse.

Hoy en día más Estados tienen armas nucleares de los que poseían en la Guerra Fría. Se estima que existen más de 17,000 armas nucleares en el mundo, con más de 16,000 en posesión de EU y Rusia. Cerca de 2,000 dispositivos de este tipo están en alerta operativa, es decir listas para ser disparadas en los 10 a 15 minutos posteriores a una amenaza potencial.

El Secretario de Relaciones Exteriores aseguró que no es posible circunscribir el poder de destrucción de estas armas.

El desarme fue objeto de la primera resolución de la primera asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas, y ésta sigue siendo hoy, a casi 70 años, una meta que no se ha logrado alcanzar. Es preocupante que a más de cuatro décadas del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares, sus cláusulas, obligaciones y compromisos de desarme nuclear sigan sin instrumentarse .

[email protected]