La mesa de diálogo entre policías federales y el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, no logró algún esta tarde en las instalaciones del Centro de Mando, en Iztapalapa, tras lo cual los uniformados ratificaron que este jueves 4 de julio realizarán un paro nacional a partir de las 9:00 horas.

El vocero de los policías federales que mantienen el paro, que optó por no ofrecer su nombre, advirtió que mantendrán tomadas las instalaciones, sin afectar a terceros, y aseguró que hay efectivos del Ejército Mexicano en las inmediaciones de esas instalaciones.

Elementos de la Policía Federal cerraron este miércoles 3 de julio de forma intermitente importantes vías y convocaron a un paro de patrullajes para el jueves en protesta ante el supuesto cambio de sus condiciones laborales al ser transferidos a la Guardia Nacional, iniciativa clave del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las protestas de los uniformados comenzaron la madrugada del miércoles en el centro de mando de la Ciudad de México, donde se congregaron cientos de policías. En tanto, otros elementos de la Policía Federal mantuvieron bloqueada la carretera México-Pachuca y alrededor de las 18:00 horas se retiraron del lugar. 

López Obrador dijo por la tarde en un mensaje en Twitter que los policías se "amotinan" pero "no es una causa justa" porque "no se está despidiendo a ningún policía".

Añadió que la inconformidad surge porque algunos no podrán integrarse a la Guardia Nacional porque "no tienen conductas aceptables" o "tienen problemas de salud", aunque aseguró que serán integrados a otras labores.

López Obrador dijo que las policías serían sometidas a una depuración y que mientras tanto sólo cuenta con el Ejército para hacerle frente al crimen organizado en medio de una ola de violencia que deja más de 250,000 asesinatos desde 2006.

Con información de Notimex y AFP.