En la víspera de que comience el periodo de campañas en Veracruz, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) modificó el tope de campañas para gobernador y diputados estatales —casi duplicando en el primer caso y triplicándolo en el segundo— lo cual generó división al interior del órgano comicial.

Por cuatro votos a favor y tres en contra, en sesión del 28 de marzo, los consejeros del OPLE determinaron cambiar el tope estipulado anteriormente y pasar de 87 a 157 millones de pesos para las candidaturas de gobernador y de 34 a 94.3 millones en el caso de las diputaciones locales.

“Yo le llamo un tope de gastos utópico porque finalmente hay un financiamiento público que no se puede aumentar (...) El tope de gastos privados está en casi 3 millones y medio por partido político”, indicó el consejero del OPLE y presidente de la comisión de prerrogativas, Juan Manuel Vázquez Barajas.

El consejero, quien presentó un proyecto de financiamiento similar a los montos del 2016, el cual fue desestimado, precisó a El Economista que este tipo de aumento de los topes genera “duda” e “incertidumbre”, además de una “expectativa de que pudiesen algunos partidos buscar la posibilidad de dinero no lícito; esa puerta pudiese haber quedado abierta”, alertó.

Con la aprobación de los nuevos topes de campaña, los candidatos a gobernador podrían comprobar gastos de hasta 2.6 millones de pesos diarios durante el periodo de campañas, del 29 de abril al 27 de junio.

Mientras que para diputados, cuya campaña será entre el 29 de mayo y el 27 de junio, podrían comprobar gastos diarios de hasta 3.14 millones.

La razón por la cual se pudo aumentar el presupuesto a los partidos en la entidad, agregó Vázquez Barajas, es porque la ley electoral veracruzana no estipula una fórmula específica para calcular las prerrogativas.

“El hecho de que la ley no traiga una base de cálculo totalmente cierta o definida nos daba este nivel de ambigüedad (...) nos daba la posibilidad de poder integrar una fórmula de cálculo (...) el argumento principal tiene que ver con la fórmula de cálculo que se venía haciendo en Veracruz”, dijo el funcionario electoral.

En contraparte, Iván Tenorio, también consejero del OPLE y quien votó a favor de aumentar el tope de campaña, afirmó que ello obedeció al principio de “certeza y legalidad”.

“Esta fórmula que hemos aplicado para determinar el tope de gastos de campaña es una fórmula que hemos utilizado desde el proceso electoral 2015-2016”, argumentó Tenorio.

Y ahondó en que la fórmula utilizada consiste en tomar en cuenta el gasto que “se erogó en la elección pasada, divido entre la votación válida emitida”, mientras que los consejeros que votaron en contra solicitaban que se dividiera —no entre la votación válida, sino— entre la Lista Nominal.

El consejero afirmó que dependerá del INE verificar si los candidatos a diputados y gobernador rebasan el financiamiento público y privado estipulado con anterioridad.

“Si se llega a demostrar que un partido, parte del recurso que gastó para la campaña, fue recurso aportado por entes prohibidos o recurso obtenido por parte de personas de manera ilícita, ésos son causales de nulidad en la elección, ya tendrá el INE que fiscalizar en su momento los reportes (de) partidos”.

El exconsejero del otrora IFE, Jesús Cantú, consideró que la decisión que tomó el OPLE veracruzano tiene como consecuencia que se blinde la elección para que no se pueda anular.

“Fue justo lo que pasó en el Estado de México, recordemos que mientras en Coahuila estuvo en riesgo la nulidad de la elección, en el caso del Edomex pues no y no porque el tope de gastos de campaña era muy alto, ésa es una de las fórmulas obviamente; esto abre también las puertas de par en par para todo el tipo de financiamiento privado”, señaló.

A proceso, dos auxiliares de independientes

Un Juez vinculó a proceso a dos auxiliares de candidatos independientes a diputados federales, acusados de delitos electorales.

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales informó que los dos auxiliares, que ayudaban a recolectar firmas, utilizaron presuntamente datos del Padrón en formatos simulados. “Los formatos utilizados no fueron expedidos por el INE y, además, carecen de elementos como fotografía, impresión dactilar y firma del ciudadano, lo que resulta irregular”, indicaron.

Se precisó también que estos datos fueron utilizados en la aplicación diseñada por el INE. (Con información de Rubén Torres)