La victoria de Morena no sólo en la elección presidencial sino en las alcaldías de la Ciudad de México, gubernaturas y posiciones en el Congreso de la Unión, podría generar que “lo que queda” del PRD migre hacia el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador.

Jean François Prud’homme, coordinador del Seminario sobre elecciones de El Colegio de México, señaló que habrá que ver además lo que va a suceder hasta el 1 de diciembre, o a las semanas siguientes a esta fecha, en cuanto al destino de los diputados y senadores electos por el PRD.

Lo anterior, puntualizó, en el sentido de que también en casos en que no haya demasiadas antipatías personales, es de prever o es muy posible que haya migración de diputados y senadores electos del PRD hacia Morena o la coalición gobernante.

“Si Morena aparece como el partido de izquierda, si es el que logra hacerse de todas las redes de apoyo social, político y clientelar que tenía el PRD va a ser una situación más complicada para los cuadros del partido”, señaló.

Alberto Olvera, investigador del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana, destacó que los liderazgos individuales en el sol azteca comenzaron a desdibujarlo, sumando los conflictos en su interior y la falta de cuadros para postular un candidato presidencial propio.

“El PRD es la principal víctima de la circunstancia política nacional puesto que la alianza con el PAN no ha funcionado y puede llevarlo a la irrelevancia o convertirse en un partido minoritario que subsista penosamente en el escenario político”, dijo.

El investigador de la Universidad Veracruzana precisó que desde ahora existe “una fuga muy fuerte hacia Morena, fuga de cuadros, estructuras y votantes” que ya se vino produciendo a cuentagotas a lo largo de la elección pero que se acelerará a partir del triunfo de López Obrador.

Olvera consideró que el sol azteca no puede existir simultáneamente con Morena, que éste es un partido “atrapalotodo, nacionalista, que tiene por ahora el favor de la izquierda intelectual y social”.

“De manera que el PRD ya resulta redundante en este escenario, así que sólo puede sobrevivir a base del mantenimiento de sus clientelas y del manejo de la política social de los gobiernos municipales y estatales que controlan, pero es cuestión de tiempo para que esto vaya desapareciendo”.