El presidente Enrique Peña Nieto comienza su gestión con una percepción mayoritaria de los mexicanos de que el gobierno que encabezó Felipe Calderón hizo poco o nada para combatir a la inseguridad y la pobreza en el país, y un trabajo regular para garantizar el empleo y la educación.

De acuerdo con la última encuesta de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la UNAM sobre la percepción ciudadana en transparencia, rendición de cuentas y fiscalización de los recursos públicos, la mayoría de los mexicanos considera que el gobierno es poco confiable en el manejo de los recursos públicos y con un trabajo regular en la rendición de cuentas.

Una de las preguntas de esa encuesta, levantada el año pasado, fue: ¿Qué tan eficaz considera usted que ha sido el desempeño del gobierno federal en relación con empleo, educación, seguridad y pobreza)? .

De los consultados, 45.8% percibía un trabajo regular en materia de empleo y 40.9%, un trabajo regular en el acceso la educación.

De los encuestados, 31% calificó como malo el trabajo del gobierno en materia de seguridad; 27.6% como muy malo; 25.8% como regular, y sólo 12.6% como muy bueno.

Respecto del combate a la pobreza, 32% de los encuestados consideró malo el trabajo del anterior gobierno; 30.1, regular; 27.9%, muy malo, y 7.3%, bueno.

Otra de las preguntas fue: ¿qué tan confiable es la aplicación de recursos públicos por parte del gobierno federal, estatal y municipal? Alrededor de 60% de los encuestados lo calificó de algo o poco confiable.

En el caso particular del gobierno federal, Peña Nieto asume en un escenario en el que 34.4% opina que el anterior gobierno fue poco confiable; 32.1% algo confiable, y 23.4% lo percibió nada confiable. Sólo 6.2% lo calificó como muy confiable.

Respecto de qué tan transparente es la rendición de cuentas a los ciudadanos por parte del gobierno: 32.7% opinó que poco confiable; 29.6% como no confiable; 27% como nada confiable, y sólo 5.9% como muy confiable.

[email protected]