En la delegación Iztapalapa luego del sismo del 19 de septiembre, cientos de personas viven en el aire, “flotando”, dicen ellos mismos, y es que el movimiento telúrico reavivó una grieta que a poco estuvo de tragarse sus viviendas.

Notas Relacionadas