El segundo debate entre los candidatos presidenciales podría efectuarse el 10 de junio en las ciudades de Monterrey, Nuevo León, o Guadalajara, Jalisco, luego de las pláticas entre los representantes partidistas ante la Comisión de Debates del Instituto Federal Electoral (IFE).

Sin embargo, no se ha logrado acuerdo alguno respecto al formato de ninguna de las confrontaciones de ideas, así como de los moderadores, aunque existen avances para lograr un formato más ágil y dinámico.

Respecto al formato del primer debate, los representantes del Partido Acción Nacional (PAN), Rogelio Carbajal, y el vicecoordinador de la campaña de Enrique Peña Nieto, Jorge Carlos Ramírez Marín, coincidieron que hay avances importantes.

De acuerdo con Carbajal Tejada, en el primero podría haber interacción entre los abanderados, con réplicas y contra réplicas en las que puedan exponer sus ideas y responder a las del contrincante.

A su vez, Ramírez Marín dijo que en la primera confrontación de ideas se propuso que los aspirantes respondan las mismas preguntas, mientras que otros temas se afinan se acordarán el viernes próximo.

Dijo que la coalición Compromiso por México planteó para el segundo debate un esquema en el que el IFE entreviste a los ciudadanos sobre temas como seguridad, turismo y empleo, cuestionamientos que serían sorteados el día en que se lleve a cabo para que los candidatos respondan.

Asimismo el representante de Andrés Manuel López Obrador en esa comisión, Ricardo Monreal Ávila, expuso que se perfila una confrontación de ideas con un formato más audaz, innovador y moderno, pero aún hay propuestas por discutir y acordar.

MIF