Transparencia Internacional emitió este martes 10 principios para que las empresas del Estado puedan identificar y combatir la corrupción en su interior. 

En dichos principios destacan la creación de un programa anticorrupción al interior de la organización, el cual debe ser atendido por todas las partes de la empresa, haciendo especial énfasis en el área de Recursos Humanos, así como rendir cuentas a través de mecanismos de transparencia y divulgación de la información pública. 

“El término programa anticorrupción hace referencia a todas las acciones y medidas anticorrupción que adopta la empresa pública, que incluyen sus valores, código de conducta, políticas y procedimientos específicos; gobierno, gestión de riesgos, comunicaciones internas y externas, formación y directrices, canales de asesoramiento y de denuncia de irregularidades, controles contables internos, iniciativas de supervisión, evaluación y mejora”, precisa el documento emitido por la ONG internacional.

Transparencia Internacional recomienda que en una empresa pública se debe de identificar los riesgos de corrupción ordenándolos por prioridad. En este sentido la organización civil refirió que las adquisiciones y compras, los proyectos, las ventas y la comercialización, los servicios, las finanzas, la cadena de suministro, la logística y los asuntos empresariales en general, principalmente, son especialmente vulnerables a actos de cohecho.

En el documento se asevera, por ejemplo, que “la adjudicación de contratos de gran envergadura presenta altos riegos de corrupción, pues puede ocurrir que los licitantes ofrezcan sobornos y comisiones ilícitas”, mientras que en materia de servicios, los empleados de la empresa pública pueden incurrir en la aceptación de pequeños sobornos para agilizar “la instalación o la provisión de servicios públicos, como los servicios básicos, o la concesión de licencias”.

Sobre los activos de la empresa, Transparencia Internacional recomendó que se restringa el acceso de funcionarios públicos a los mismos, así como se transparente todo tipo de transacciones. 

En este último rubro la ONG subrayó que se debe poner énfasis en la observación del nombramiento de políticos y funcionarios en el Consejo de Administración, o puestos ejecutivos de la empresa, además de vigilar las ventas, comercialización, contratación y gestión de activos, entre otros sectores más.