Horarios que llegan hasta las 48 horas continuas en servicio son parte de las condiciones comunes con las que laboran los médicos residentes, afirmó la doctora Eva García Armendáriz, vocera de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes.

En entrevista, la doctora especialista en psiquiatría indicó que en el país son pocos los empleados contratados por los hospitales, por lo que una gran parte de la carga de trabajo la asumen los médicos residentes.

“El residente es el que hace notas, el residente es el que da consulta: el (médico) adscrito como que supervisa y ve poquito, porque son pocos y nosotros somos más, entonces, en ese sentido, nosotros además de cubrir un servicio por la mañana también hacemos guardia.

“Nuestras jornadas van, en días normales, de ocho horas que son las jornadas mínimas, pero cuando nos tocan preguardias las jornadas son de alrededor de 12 horas o más; cuando nos tocan guardias las jornadas son de alrededor de 36 o 48 horas continuas”, dijo.

La doctora García Armendáriz relató que además de las jornadas laborales existen otras cláusulas de contratación que son muestra de abusos contra los médicos residentes.

“Tú firmas un contrato de exclusividad con Secretaría de Salud y no puedes trabajar afuera, entonces dependen completamente de la beca, aparte de andar todo el tiempo desvelado, con las guardias, con todo lo que tienes que estudiar para prepararte, todavía tienes una beca muy baja”, manifestó.

Los pagos que reciben los médicos residentes en México o becas, según se les denomina, refirió la doctora, van desde los 5,500 pesos quincenales hasta los 14,000: “eso depende del grado (de residente) y del hospital, por ejemplo los del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado ganan más, los de los institutos nacionales ganan mucho más”.

Reunión con la SSA

Este lunes, los profesionales de la salud de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes empezaron a suspender sus actividades en unos 83 hospitales de la Ciudad de México y otros estados.

Lo anterior fue con el objetivo de que se les paguen quincenas atrasadas y se les reintegre un bono sexenal, que asciende a unos 3,000 pesos que se les entregó hace unos meses y que recientemente les fue descontado.

Por estos motivos, representantes de la Asamblea Nacional de Médicos Residentes, el titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, Pedro Flores Jiménez, la directora general de Recursos Humanos y Organización de la Unidad de Administración y Finanzas, Anali Santos Avilés, y el secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Alejandro Barroso Sánchez, se reunieron y posteriormente ofrecieron una conferencia de prensa en donde indicaron que ya se habían dado avances sobre las demandas.

Flores Jiménez argumentó, sobre los salarios retrasados, que se debió a que se mantienen los trámites de alta de los médicos residentes.

“Los compañeros de la asamblea nacional han seguido comentando que no se les ha pagado, y no se les ha pagado porque apenas los trámites se gestionaron en la semana, esto es que en la semana anterior se fueron gestionando más peticiones de alta para pagarse”, expuso.

El funcionario de la Secretaría de Salud indicó que es responsabilidad de los institutos descentralizados agilizar los pagos de salarios, por lo que aseveró que se buscará mayor coordinación entre instituciones para evitar los retrasos en los pagos de nóminas.

Flores Jiménez añadió que, de acuerdo con información de la misma Secretaría de Salud, se había empezado a pagar los adeudos pendientes a los más de 8,000 médicos residentes agrupados bajo la Asamblea Nacional de Médicos Residentes y que entre hoy y este viernes se les reintegraría el bono sexenal.

En este sentido, la vocera de la asamblea, la doctora Eva, aseguró que faltaban unos 600 médicos residentes por recibir el bono sexenal hasta la madrugada de ayer.

Reformas en el Congreso

Sobre las condiciones desfavorables, refirió que llegó a un acuerdo para que el próximo 23 de abril se reúnan legisladores y médicos de la asamblea para que se discutan modificaciones a las normas vigentes para mejorar las condiciones laborales.

“Vamos a informarnos y vamos a tomar iniciativas previas para comentarlas, no somos expertos”, expresó.

Sobre la suspensión de labores a las que denominaron asambleas, la doctora García Armendáriz precisó que el reintegro de las quincenas y el cobro del bono sexenal “fue la condición a corto plazo para levantar la asamblea”.

Falta de insumos en estados

Durante las exigencias dadas a conocer como parte de este proceso, la doctora García Armendáriz puntualizó que muchos médicos del interior del país hicieron llegar quejas por las condiciones precarias en cuanto a insumos básicos para poder realizar la labor médica.

Al preguntársele cuál es la queja más recurrente, la doctora indicó que “la falta de insumos para trabajar”, aunado a las pocas plazas de planta que hay en el sector.

La carencia de insumos por parte del sector salud en los estados no es una situación nueva. En el sureste, como Chiapas, las carencias, desde medicamentos hasta las condiciones de los mismos centros de salud, han sido un problema desde hace años.

En el 2017, cinco enfermeras chiapanecas realizaron dos huelgas de hambre, una de las cuales duró casi un mes para exigir al entonces gobierno estatal encabezado por Manuel Velasco Coello, hoy senador de la República, que reintegrara aportaciones retenidas a los trabajadores del sector salud que no habían sido depositadas a las cuentas de jubilación, así como para que abasteciera de medicinas y material médico a los hospitales de la región.

[email protected]