Treinta y ocho especialistas de 29 instituciones nacionales e internacionales consideraron que el gobierno de México debe contar y presentar un Plan Nacional de Vacunación contra Covid-19 que identifique plenamente las vacunas que se aplicarán, aunado a implementar nuevas medidas que puedan ayudar a bajar los contagios en el país.

Ayer fue presentado el documento: “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de Covid-19 y sugerencias para enfrentar los próximos retos”, avalado por directores de instituciones como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias; el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición; Instituto Nacional de Cardiología: así como por expertos de la UNAM y de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), entre otros.

Durante la presentación, Tonatiuh Barrientos Gutiérrez, director general adjunto del Centro de Investigación en Salud Poblacional del Instituto Nacional de Salud Pública, explicó que “la primera recomendación que se emitió fue sobre la absoluta necesidad de que nuestro país cuente con un Plan Nacional de Vacunación que sea un documento muy extenso, y que describa de manera muy precisa todos los pasos, todas las decisiones que se tomarán en México para asegurar la distribución de vacunas”.

Barrientos añadió que dicho documento debe estar basado en las recomendaciones del Grupo Técnico Asesor de Vacunas que considere la equidad, priorice los grupos de alto riesgo de hospitalización y muerte, así como las áreas densamente pobladas donde haya mayor letalidad.

Planteó que también debe describir la actividad del país para tener acceso a las vacunas.

“Este documento tiene que tener un análisis cuidadoso del número de dosis necesarias en función de las características específicas de las vacunas y de las poblaciones a las que estas vacunas deben llegar y para las cuales están recomendadas”, mencionó.

Por su parte, Cristian Morales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se pronunció por concentrarse en acciones para salvar vidas y mitigación de contagios.

También sugirió mejorar los protocolos de manejo clínico; identificar las nuevas variantes de Covid-19; capacitación del personal médico en todos los niveles; garantizar atención médica para otras enfermedades como diabetes; y garantizar el abasto de insumos y medicamentos sin que haya corrupción.

Asimismo, ofreció apoyo de la OMS/OPS al gobierno mexicano para implementar el plan nacional de vacunación contra Covid-19.

A su vez, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, afirmó que desde hace un año en la reunión del Consejo de Salubridad General se advirtió el riesgo de que la pandemia del Covid-19 rebasara al sistema de salud lo cual, advirtió, ya sucedió.  

“A pesar de las medidas que se habían tomado, debíamos estar conscientes de que la epidemia podría rebasar al sistema de salud y, de hecho, así ha sido. Nuestros más de 150,000 muertos, y el exceso de mortalidad general son prueba de ello. Son pérdidas irreparables y gran dolor para México”, sostuvo.

El rector dijo que las carencias en salud en el país advertían una difícil situación.

“De cara a la pandemia (…) nos encontramos con rezagos crónicos de presupuestación, infraestructura, cobertura, calidad de atención y con insuficiencia de recursos humanos. Nada de lo anterior tenía soluciones sencillas, en la inmediatez de los meses que siguieron. Pero hay que decirlo: mucho se ha hecho y hay que reconocerlo y con toda seguridad como se plantean en estas recomendaciones, aún hay mucho más por hacer”, expresó.

“Alto en el camino”

Ante el llamado de especialistas y expertos en salud para que el gobierno modifique su estrategia contra el Covid-19, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, ofreció “hacer un alto en el camino”, hacer una reflexión y un “vuelco” en aquello donde se necesario.

“Esta reflexión que hoy se presenta públicamente contiene trabajo muy valioso, analítico, intelectual, de documentación que han hecho diversas instituciones y éstas representan, por un lado, a organismos del Estado mexicano, y por el otro a organizaciones internacionales que también son muy competentes y relevantes en la materia”, comentó.

El funcionario añadió que se reflexionará la información del informe y, en su caso, se podrá utilizar “para hacer un alto en el camino, una reflexión sobre cómo podemos mejorar en lo inmediato, en el mediano plazo y en largo plazo también las condiciones de salud de México durante y más allá de la epidemia de Covid-19”.

politica@eleconomista.mx