La Reunión del Grupo de los 20 (G-20) a celebrarse en junio próximo en Los Cabos, Baja California, no debe ser secuestrada por la crisis europea ni debe excluir temas sociales, ya que éstos también se reflejan en la economía, recomendaron los máximos exponentes internacionales diversos think-tanks convocados por el gobierno mexicano para ofrecer recomendaciones.

Durante la presentación de conclusiones tras dos días de trabajo del Think -20 de expertos a nivel internacional en el ámbito de las ciencias sociales, el director de Investigaciones Políticas del Centro para el Desarrollo Internacional del Instituto de Desarrollo de Corea, Wonhyuk Lim, celebró la introducción del tema de crecimiento y economía verde y recomendó fijarlo de manera integral en el aspecto de la seguridad alimenticia y la creación de empleos.

Por su parte, el Director del Programa Internacional de Economía en el Instituto Lowy, Sydney, Australia, expuso que aunque parece contraproducente, se recomienda la creación de un secretariado del G-20 para las alertas económicas de las turbulencias financieras.

El exprimer Ministro de Canadá, Paul Martin, refirió que el G-20 no debe excluir a los temas sociales, ya que éstos también son económicos y prueba de ello son las manifestaciones en Grecia.

El embajador Andrés Rozental lamentó que el tema del crimen organizado trasnacional no se abordará durante las negociaciones del G-20, no obstante manifestó sentirse esperanzado en que se retome en el futuro, pues es un asunto que concierne a todas las naciones.

ana.langner@eleconomista.mx