La madrugada de ayer fueron liberados los activistas Irineo Mujica y Cristóbal Sánchez tras la determinación de un juez de control de no vincularlos a proceso.

Ambos pidieron al gobierno federal no criminalizar a defensores de derechos humanos.“Los defensores de derechos humanos no somos parte del problema, somos parte de la solución, que el gobierno deje de criminalizarnos y de buscar cómo deshacerse de nosotros, sino deberíamos de trabajar juntos”, expresó Mujica en conferencia de prensa.

Ambos activistas fueron detenidos el 5 de junio; Mujica en Sonora y Sánchez en la Ciudad de México.

Ayer después de sus audiencias respectivas, el juez federal, Héctor Cervantes Martínez, determinó no vincularlos a proceso y liberarlos.

Mujica, director de la organización Pueblos sin Fronteras, estaba señalado de transporte de migrantes, y Sánchez, integrante de la agrupación Cultura Migrante, se le acusaba de introducción de personas a territorio mexicano de forma ilegal.

“El juez fue muy preciso en el proceso y se apegó al derecho, lo que evidenció que la fiscalía no tenía pruebas contra nosotros y prevaleció nuestro derecho a la presunción de inocencia.

“Los migrantes que transitan por México han sido reprimidos durante todas las caravanas, hemos visto que compañeros que avanzan con algún contingente es señalado, perseguido, encarcelado para posteriormente ser deportado”, manifestó Cristóbal Sánchez.

La organización Pueblo sin Fronteras indicó que Irineo Mujica y Cristóbal Sánchez son defensores que llevan más de una década acompañando a personas migrantes y velan por sus derechos humanos.

Ambos defensores son parte del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.