La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el asesinato del periodista Carlos Domínguez Rodríguez suscitado este sábado en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y llamó a las autoridades estatales para que protejan a la familia del comunicador.

Personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sostuvo comunicación con familiares de la víctima, a quienes ofreció la solidaridad y el respaldo de este organismo nacional.

“Asimismo, visitadores adjuntos se trasladaron a la Ciudad de Nuevo Laredo donde realizarán las primeras diligencias con las autoridades locales”, comunicó el organismo.

La CNDH pidió al gobierno tamaulipeco medidas cautelares a favor de la familia del periodista, además de que instó a que se otorgue ayuda psicológica necesaria a los mismos familiares ante los trágicos hechos.

Indicó que se deben investigar todas las líneas del caso, primordialmente aquella que tiene que ver con la labor periodística.

“La CNDH estará atenta al avance de la indagatoria del homicidio, la cual debe analizar como principal línea de investigación la relacionada con la labor periodística de la víctima.

“Este organismo nacional se solidariza con todas y todos los periodistas que día a día trabajan a favor de la libertad de expresión y la democracia en el país, especialmente con quienes ejercen esa noble labor en el estado de Tamaulipas”, destacó la CNDH.

Por otra parte, el órgano defensor de los derechos fundamentales destacó que con el asesinato del periodista suman ya 131 homicidios de comunicadores desde el año 2000.

Detalló que Tamaulipas ocupa, junto con el estado de Oaxaca, el segundo lugar de homicidios de periodistas, sólo superado por Veracruz, este último con 21 periodistas asesinados, expresó la Comisión.

La organización destacó que de acuerdo con el informe de Naciones Unidas denominado “Zonas silenciadas: Regiones de alta peligrosidad para ejercer la libertad de expresión (2016)”, Tamaulipas es considerado como una “zona silenciada” debido a la prevalencia de riesgos y amenazas en contra de periodistas que se agrupan a través de la premisa “plata o plomo”.

[email protected]