En el PRD hay preocupación de que el proceso interno para definir a sus candidatos a las jefaturas delegacionales divida aún más a la militancia, porque ello podría derivar en perder posiciones en el Distrito Federal.

Al menos una veintena de precandidatos a 10 jefaturas delegacionales urgieron a la dirigencia local a avalar la aplicación de encuestas –el fin de semana próximo– para conocer a los abanderados y demandaron desechar las imposiciones, porque esto pondría en riesgo el posicionamiento del instituto político.

Los precandidatos perredistas incluso propusieron a la dirigencia local que las empresas Nodo y Covarrubias, que levantaron el sondeo entre Ebrard y López Obrador y entre aspirantes a contender por el Gobierno del Distrito Federal, sean quienes apliquen el cuestionario con las mismas preguntas de las previas encuestas.

Miguel Ángel Mancera, virtual candidato de las izquierdas al GDF, aseguró que su equipo jurídico atiende tres quejas en su contra por actos anticipados de campaña y afirmó que no teme el proceso ante el Instituto Electoral del DF porque ha sido respetuoso de la normatividad.

jreyes@eleconomista.com.mx