Familiares de los normalistas desaparecidos en Ayotzinapa y organizaciones civiles demandaron al gobierno mexicano a que se comprometa a cumplir los acuerdos generados con las víctimas.

Al presentar el informe: Yo sólo quería que amaneciera, impacto psicosocial del caso Ayotzinapa, Haydeé Pérez, directora de Fundar, que formó parte de las organizaciones que generaron el informe, indicó:

“El Estado mexicano tuvo la oportunidad de asumir un compromiso real con la dignificación de las víctimas a través de comprometerse a tomar como base los hallazgos y recomendaciones de este informe para llevar a cabo, de la mano de las víctimas y sus representantes, planes de atención y en su caso de reparación. Sin embargo, el gobierno mexicano ha desdeñado esta oportunidad al negarse a firmar un acuerdo de intención de cumplimiento de este diagnóstico durante la audiencia pública del caso, en el contexto del 163 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dijo.

Hilda Hernández, madre de uno de los 43 normalistas, dijo que es preocupante que con la captura de Erick Uriel “N”, el gobierno incumplió en el acuerdo que se había llegado y que consistía que antes de que se aprehendiera a alguien se le iba a comunicar a los padres.

En tanto, en el Senado, Tomás Zerón, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, declaró que la detención de Erick Uriel “N” no es menor.

“Creo que todos los detenidos son fundamentales, al final tenemos una cadena dentro de la investigación y cualquier eslabón, por pequeño que sea, es fundamental. No podemos menospreciar a ningún detenido. Llevamos más de 129 (detenidos) y todos han aportado algo a la investigación”, expuso.