La Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal no ha dado resultados y debe haber un cambio, de lo contrario, “los efectos serán absolutamente negativos”, opinó Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

Al presentar el estudio “La Estrategia Nacional de Seguridad Pública (2018-2024); análisis desde la perspectiva de coherencia de políticas públicas”, advirtió que el gobierno tiene contradicciones que impiden tener resultados positivos para reducir los delitos. Añadió que “en este 2020, pese a que hay una transformación en la forma en que vivimos los ciudadanos (por la pandemia), tuvo como efecto reducir los delitos comunes, pero no la violencia que sigue creciendo, y aparentemente 2020 se perfila para cerrar como el año más violento de la historia”.

Indicó que “predomina la inercia, el desorden, la improvisación, y esto se transforma en un desperdicio de recursos, en violación a los derechos humanos, violencia e impunidad”.