Las senadoras panistas Gabriela Cuevas y Mariana Gómez del Campo exigieron a la cancillería que analice la rescisión del contrato con la empresa Veridos México, encargada de expedir los pasaportes, pues en un mes, las fallas afectaron a 100,000 personas; mientras tanto, la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, afirmó que el número de afectados es impreciso y destacó la normalización del servicio, dijo tras reunirse en privado con el presidente del Senado, Roberto Gil.

Antes del encuentro, la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Gabriela Cuevas, expuso en conferencia que una causa para disolver el contrato con Veridos México, de acuerdo con las bases de la licitación, es si 20% de las oficinas de la SRE no presta los servicios en un plazo de dos días naturales. Las oficinas trabajaron con 50% de su capacidad por casi un mes, expuso.

Asimismo, las legisladoras exigieron que baje el precio de los pasaportes ya que no es un artículo de lujo y es el más caro de América Latina y el Caribe.

Cuevas ejemplificó que el pasaporte de Suecia tiene exención de visado en 174 países y cuesta 40 dólares, por lo que un sueco debe trabajar una hora para pagarlo. En México, prosiguió, la exención de visado es en 133 países, el costo del documento es de 144 dólares y un mexicano debe trabajar 266 horas para pagarlo.