El Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se pronunció en contra de los hechos de violencia ocurridos en el contexto del proceso electoral.

Llamó a los “líderes de los institutos políticos y grupos” para que asuman el compromiso con la legalidad y respeto a los derechos humanos así como con desincentivar y prevenir entre sus simpatizantes y seguidores la realización de actos violentos.

En su pronunciamiento, el órgano colegiado exhortó a las autoridades de distintos órdenes de gobierno a que sin interferir en el desarrollo del proceso electoral adopten medidas que garanticen la seguridad e integridad de quienes participan por un cargo de elección popular, así como un proceso seguro y pacífico.

“Nada afecta más a los procesos democráticos que los mismos se realicen en un entorno de violencia, polarización e intolerancia, en tanto que el miedo y la incertidumbre que tales factores generan imposibilitan el ejercicio pleno, libre e informado de los derechos que asisten a las personas”, destacó.

Recordó que en el actual proceso electoral han ocurrido hechos de violencia que van desde ataques verbales en contra de simpatizantes de distintas fuerzas políticas y candidatos hasta agresiones físicas que han ocasionado lesiones e incluso pérdida de vidas.

El Consejo Consultivo de la CNDH puntualizó que los comicios deben servir para la presentación de propuestas, el contraste de ideas y alternativas para fortalecer el Estado democrático a través del reconocimiento y respeto de los derechos fundamentales.

Llamó a quienes participan en la contienda a considerar como eje fundamental de las distintas plataformas electorales los derechos humanos.

“México cuenta con un sistema democrático y legal en el que lo importante son las instituciones, las leyes que nos hemos dado, así como la autonomía e independencia de los distintos poderes (...), todo lo cual debe seguir siendo vigente con independencia de las personas o grupos que se vean favorecidos por el voto mayoritario de la población”, expuso.

Cualquier proyecto de nación, refirió, si aspira a ser legítimo y viable, debe tomar como premisa el respeto a la legalidad y a los derechos y libertades de las personas.