La familia de Christopher Raymundo Márquez Mora, asesinado por cinco adolescentes el pasado 14 de mayo, llevó el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y solicitó medidas cautelares a la madre del menor, Tania Concepción Mora Alvarado.

La petición quedó registrada en el órgano principal de la Organización de Estados Americanos (OEA), con el expediente SG/IACHR/CIDH, de acuerdo con la publicación Proceso.

La finalidad es que la CIDH interprete el incidente a propósito de os convenios de los derechos de los niños y otros tratados internacionales firmados por México. Asimismo, solicitaron medidas cautelares para la mamá y personas que son cercanas.

La defensa de Mora Alvarado solicitó asimismo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que ejerza la facultad de atracción para revisar el asunto y analizar el proceso para rehabilitar o reinsertar a la sociedad a los cinco imputados.

En mayo del año en curso, la fiscalía de Chihuahua informó que un grupo de niños de 11 a 15 años secuestraron, torturaron, asesinaron y sepultaron a otro menor, éste de 6 años, cuando estaban jugando .

La fiscalía de Chihuahua, en un comunicado emitido a última hora del sábado, explicó que los sucesos tuvieron lugar la tarde noche del jueves en un barrio marginal de la ciudad de Chihuahua, cuando dos niñas de 13 años, un niño de 11 años y dos adolescentes de 15, todos vecinos y conocidos entre sí, estuvieron jugando con Christopher, de 6 años.

Según el testimonio de los menores, que confesaron su crimen, una vez que habían matado al pequeño, hicieron una excavación superficial en el cauce de un sinuoso arroyo ubicado en la colonia Laderas de San Guillermo una zona limítrofe con la prisión estatal cubrieron el cadáver con tierra y colocaron encima maleza y un animal muerto para que no llamara la atención .