La Organización de los Estados Americanos (OEA) instó al gobierno mexicano a fortalecer los mecanismos interinstitucionales de coordinación entre los órganos de control, entidades estatales y autoridades de todos los niveles y órdenes del Estado responsables de prevenir, combatir y erradicar actos de corrupción.

Durante la vigésima reunión del Comité de Expertos del Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción (Mesicic), perteneciente a este organismo internacional, se aprobaron los informes de la visita que realizaron funcionarios de esta institución a México, Brasil, El Salvador, Bolivia y Paraguay, la cual dio como resultado los retos y desafíos en torno de la lucha contra la corrupción.

Respecto del país, la OEA destacó que hace falta solidez en el marco jurídico de protección de denunciantes y para quienes representen un punto clave en materia de información valiosa para los procedimientos de investigación, auditoría o disciplinarias.

En contraste, el Mesicic reconoció que la Secretaría de la Función Pública (SFP) fortificó los sistemas para declarar ingresos, activos y pasivos, así como la verificación de contenido de la declaración de situación patrimonial; método necesario para la detección de posibles casos de enriquecimiento ilícito.

El comité de la OEA destacó que la SFP tuvo avances significativos respecto de dar seguimiento a los procesos de las dependencias y entidades para que cumplan con sus obligaciones de transparencia y que sean capaces de identificar, publicar y difundir información socialmente útil o focalizada.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que el Mesicic continúa ayudando a los países de la región a fortalecer sus marcos jurídicos-institucionales para enfrentar con mayor eficacia la corrupción, al formularles recomendaciones concretas para que puedan beneficiarse de las disposiciones contenidas en la Convención Interamericana contra la Corrupción, para prevenir, detectar, sancionar y erradicar este flagelo, mediante su adecuada implementación .

ana.langner@eleconomista.mx