Consejeros del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) consideraron que el tema educativo no ha sido abordado adecuadamente en las propuestas de los candidatos a la Presidencia de la República y advirtieron que es impostergable brindarle un nuevo impulso a la educación, uno de los motores para el desarrollo de la sociedad.

Durante la presentación del documento “Educación para la democracia y el desarrollo de México”, la consejera presidenta  del INEE, Teresa Bracho González, explicó que el propósito del informe es enriquecer el diálogo nacional y asegurar que el tema educativo “no quede fuera de la mesa”.

Por ello será presentado a los candidatos a la Presidencia para su inclusión en sus propuestas de campaña.

En tanto, el consejero Gilberto Guevara Niebla aclaró que el INEE no puede responsabilizarse por acciones de las autoridades educativas, sino que el documento detecta problemas bajo evidencias.

“No estamos proponiendo una revisión específica sobre la reforma educativa, se propone que se tomen en cuenta los puntos de vista de los docentes y evaluaciones realizadas por el Instituto, así como tomar las medidas conducentes, no definimos un perfil para seleccionar autoridades educativas”.

En el documento se identifican causas que impiden el desarrollo educativo nacional, tales como la desigualdad social, pobreza, políticas educativas frágiles y una excesiva burocratización en la gestión escolar.

La consejera Sylvia Schmelkes señaló que en el Informe Anual de Gestión 2017, y que fue presentado ante el Congreso de la Unión, se reportó que el gasto federal para la educación tuvo una disminución respecto de otros sectores, así como evidencias sobre la inequidad en la distribución de recursos. “Al Estado (mexicano) le cuesta menos un estudiante en situación vulnerable que un joven en escuela de clase media, lo que reproduce la desigualdad”.

Con el propósito de construir una política sólida en materia educativa, el INEE presentó 10 propuestas en las cuales la sociedad y las autoridades tendrían que actuar en conjunto para garantizar el aprendizaje, ya que entre 50 y 60% de los alumnos, al concluir algún grado escolar, no logran los propósitos fundamentales de ese ciclo, se explicó.