El secretario de Gobierno del Distrito Federal, José Ángel Ávila Pérez, pidió a los jefes delegacionales aplicar medidas para evitar la instalación de plumas de seguridad con las que vecinos impiden el acceso vehicular a las calles.

El funcionario indicó que aun cuando quienes ordenan la colocación de esas estructuras argumentan que lo hacen por seguridad, el cierre de vías públicas no es motivo de apropiación de particulares, además de que el reglamento de tránsito lo prohíbe.

Dijo que las autoridades delegacionales deben impedir que eso suceda porque la ciudad es libre y no se debe convertir en una 'ciudad de reja'.

Ávila Pérez externó que el Gobierno del Distrito Federal trabaja para mejorar la seguridad de los capitalinos y respeta sus intereses y razones, pero hizo énfasis en que el cierre de calles es inapropiado.

En ese sentido subrayó que los vecinos, las delegaciones y el gobierno central deben colaborar de manera coordinada en la prevención del delito.

Recalcó la necesidad de la participación ciudadana para respaldar el mecanismo de evaluación a las corporaciones policiales que impulsa el Consejo Ciudadano de Seguridad.

El reglamento de tránsito prohíbe el cierre u obstrucción de la circulación con vehículos, plumas, rejas o cualquier otro objeto y plantea una sanción de diez salarios mínimos a quien incurra en esa acción.