Luego de que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) expresó su inconformidad con la recién aprobada reforma educativa, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció integrar las demandas de esa organización gremial en las leyes secundarias.

En Palacio Nacional, el primer mandatario dijo que aun cuando ya se abrogó la reforma educativa, como pedía la coordinadora, no desea “pensamiento único” en ese tema, ya que significaría una dictadura o autoritarismo.

“Estamos dispuestos a escuchar y todo aquello que signifique mejorar la educación tiene que ser tomado en cuenta. Si hizo falta algo en la reforma a la Constitución en materia de educación, se revisa. No somos inflexibles. Ya, desde luego, tenemos el marco legal principal que es la reforma constitucional, faltan las leyes secundarias, las leyes complementarias, ahí se pueden tomar en cuenta todos sus planteamientos”, ofreció.

Por ello, refrendó que el diálogo que sostendrá el lunes con los dirigentes de la CNTE y del SNTE servirá para escuchar sus argumentos, y eventualmente adoptarlos.

“Hay otras cosas que hacen falta, por eso es el diálogo. Y además también si no hay acuerdo en este gobierno se respeta el derecho a disentir, porque estamos construyendo una auténtica democracia. Es muy aburrido pensar de manera uniforme”, mencionó.

El titular del Ejecutivo federal garantizó la libre expresión a la CNTE, cuyos integrantes marcharon el miércoles en la Ciudad de México. “Y tienen garantizado todos los derechos todos los mexicanos a manifestarse, a expresarse, el derecho a disentir, el derecho a la crítica. Eso se garantiza”, destacó.