La Secretaría de Salud recomendó a quienes padecen asma extremar cuidados, debido a que en la temporada invernal, por las bajas temperaturas, pueden tener más crisis.

Estas personas deben estar atentas a los síntomas y acudir al médico en caso de necesitarlo, pues la gravedad de la enfermedad varía, en algunas incluso pone en peligro la vida, sin embargo, hay quienes tienen síntomas tan leves que no han sido diagnosticadas, explicó.

El asma es una enfermedad crónica que inflama los bronquios y se caracteriza por problemas respiratorios recurrentes, como crisis o ataques de tos, dificultad para respirar y silbidos en el pecho, debido al estrechamiento bronquial, expuso.

Mencionó que "los bronquios de los pacientes asmáticos son más sensibles y reaccionan a ciertas provocaciones del medio ambiente, ocasionando que los conductos de aire se estrechen por inflamación, exceso de flema y espasmo de los músculos que rodean a los bronquios".

Los ataques de asma, detalló, pueden ser consecuencia de la exposición a una gran variedad de agentes, entre ellos los alergenos como el polen, algunos alimentos, polvo casero, moho, plumas o la caspa animal (pequeñas escamas de animales con pelo o plumas); los irritantes en el aire como el polvo y humo de tabaco.

Así como infecciones respiratorias, entre ellas, los resfriados, laringitis y bronquitis; el ejercicio en pacientes mal controlados como subir escaleras corriendo o con cargas pesadas, todo de acuerdo con un comunicado de la dependencia federal.

De igual forma influyen el estrés emocional, miedo excesivo, excitación o angustia, el aire muy frío, tiempo ventoso o los cambios repentinos de temperatura, puntualizó.

MFH