Armando Arrieta Granados, jefe de Redacción del periódico La Opinión, en Poza Rica, y catedrático de la Universidad Veracruzana, fue baleado la madrugada de ayer por un sujeto cuando llegaba a su domicilio en dicha ciudad.

De acuerdo con los reportes, el periodista recibió cuatro impactos de bala y se reporta su estado de salud como grave. Arrieta Granados fue trasladado en helicóptero a un hospital de Veracruz, donde es atendido.

El hecho fue confirmado por la Fiscalía General del Estado, que aseguró que inició una carpeta de investigación para dar con los autores del atentado en contra del periodista de 51 años.

Aparte, la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas dio a conocer que se activaron protocolos de emergencia en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública, a fin de garantizar la integridad del periodista y su familia.

Exhortamos a las autoridades ministeriales a llevar a cabo una investigación diligente para el esclarecimiento de los hechos que rodearon la agresión del comunicador, así como la identificación de los responsables para que sean procesados y sancionados conforme a Derecho , expuso en un comunicado.

Esta es la segunda agresión directa en contra de periodistas en lo que va de la administración del panista Miguel Ángel Yunes Linares, misma que inició el 1 de diciembre del 2016, a pesar de que Veracruz, desde noviembre del 2015, durante la gestión de Javier Duarte, convino con la Segob la activación de Alerta Temprana y Plan de Contingencia.

Sin embargo, apenas el 19 de este mes fue asesinado en Yanga, Veracruz, el periodista Ricardo Monlui Cabrera, quien radicaba en Córdoba y en su columna Crisol tocaba temas relacionados con el gremio cañero.

El 24 de marzo fue herido de bala el reportero Israel Hernández, mientras cubría un conflicto sindical entre obreros de Tubos de Acero de México, en el que murieron dos personas y una decena resultaron con lesiones.

El atentado que sufrió Armando Arrieta Granados no es el primero que ocurre en contra de periodistas de La Opinión, pues durante la administración de Fidel Herrera Beltrán fue asesinado Raúl Gibb, dueño y director general del rotativo, sin que a la fecha se haya esclarecido el caso.

De acuerdo con Reporteros sin Fronteras, Veracruz es el lugar del continente más peligroso para el gremio periodístico, ya que durante el gobierno de Javier Duarte (2010-2016), al menos 17 periodistas fueron asesinados.

Durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, cerca de 40% de los casos de periodistas asesinados o desaparecidos en México se registraron en Veracruz, que concentra 6.7% de la población del país , precisó el informe Veracruz: Los periodistas frente al estado de miedo.