“Menos víscera y más razón”, recomendó el presidente Enrique Peña Nieto a los mexicanos —moviéndose la barriga con la mano derecha y tocando su sien varias veces con el índice— a 52 días de que se celebren los comicios presidenciales.

“Próximamente, en julio, vamos a vivir un proceso electoral. Las y los mexicanos habrán de decidir a quién confiar la conducción de nuestro país para los próximos años. Y yo espero, y apelo (a) que en esa definición los mexicanos razonen su voto”.

En su mensaje de clausura de la LXXXII Asamblea General Ordinaria de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas, que se realizó en Monterrey, Nuevo León, el titular del Ejecutivo federal dijo esperar que la autoridad electoral no lo sancione, puesto que no estaba pretendiendo favorecer a ninguno de los contendientes presidenciales, aunque aclaró que todos los presentes sabían quién es su candidato.

“Ya lo he dicho y espero que por ello el INE no me vaya a sancionar, porque no me estoy metiendo con ninguno ni a favor de ninguno de los candidatos, porque sobra decirlo, ustedes ya lo saben, como para qué lo digo”, expresó, con ironía, y sonrió. Los presentes festejaron su comentario entre aplausos.

“Hay que pensar con la cabeza. Hay que tomar o tener una definición de nuestra preferencia, a partir de hacer una valoración real y objetiva de las propuestas de cada uno de los candidatos. Y optar por la que más llene (levantó los brazos con las manos abiertas), la que más satisfaga los anhelos de una sociedad”.

Y reiteró su compromiso de respetar el resultado de las urnas. “También, así como digo (que) hay que razonar el voto más que tomar definiciones desde la víscera, también es cierto, y hoy aquí lo vuelvo a decir: Seré un presidente que absolutamente sea respetuoso de la definición mayoritaria que tomen los mexicanos”.

Durante su alocución, Peña Nieto retomó la frase expresada antes por el gobernador interino nuevoleonés, Manuel González, en el sentido de que frente a la percepción hay que imponer la razón, para pedir a los mexicanos realmente darse cuenta de “si están hoy mejor que antes, si ha habido progreso, si ha habido cambios”.

“Cada quien podrá evaluar y ser juez ante sí mismo de cuánto ha cambiado el país”, sugirió luego de hacer un balance de los “logros durante su gobierno”.

rramos@eleconomista.com.mx