El máximo tribunal electoral de México desechó un recurso del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador para anular la elección de julio, considerando que no tenía "sustento" suficiente, lo que allana el camino para que Enrique Peña Nieto asuma en diciembre como presidente del país.

Los siete miembros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) consideraron por unanimidad que no hubo pruebas contundentes en el pedido del izquierdista, que denunció compra de votos, desvío de fondos públicos y hasta uso de encuestas a favor de Peña.

"Verificamos si en verdad se habían comprado cinco millones de votos que podían hacer la diferencia o revertir el resultado... Vimos que no se acreditaban esas pruebas", dijo Salvador Nava, uno de los siete magistrados.

El fallo es el paso previo para declarar válidos los comicios de julio y declarar a Peña como presidente electo, lo cual se espera que ocurra en las próximas horas o días, con el 6 de septiembre como fecha límite.

LOS ARGUMENTOS

Los cinco planteamientos generales del Movimiento Progresista fueron: adquisición encubierta de propaganda en radio y televisión, uso propagandístico de las encuestas, financiamiento encubierto para la campaña, gastos excesivos en la campaña, y propaganda e intervención de los gobiernos federales y estatales.

Al dar lectura al proyecto, el secretario general de Acuerdos de la Sala Superior del TEPJF, Marco Antonio Zavala, expuso que en los casos Monex y Soriana no encontraron evidencias de su uso para la compra de votos, sólo para apoyos a la estructura y militancia del PRI.

Así, durante la sesión el proyecto consideró infundados los cinco agravios que planteó el Movimiento Progresista, donde solicita la nulidad de la elección de la elección presidencial y la cancelación del registro de Enrique Peña Nieto por rebase de tope de campaña.

El documento elaborado por la Comisión Calificadora, conformada por los magistrados Constancio Carrasco Daza, Flavio Galván Rivera y Salvador Nava Gomar, considera infundada la adquisición encubierta de radio, televisión y medios impresos para tratar de posesionar a Peña Nieto.

También se declaró infundado el presunto uso indebido de tiempos en noticieros, porque no es posible evidenciar un manejo irregular, lo mismo que el caso de la presunta propaganda encubierta en Radio Fórmula, Organización Editorial Mexicana (OEM) y la Revista Quién.

El proyecto señala que algunas de las acusaciones son dogmáticas y destaca que también se declara infundado el uso de encuestas como propaganda electoral y para la inducción del voto.

INCONFORMES DERRIBAN VALLAS

En momentos en que el TEPJF analizaba el proyecto que declara infundada la solicitud de nulidad de la elección presidencial, se radicalizaron las protestas.

Elementos de las secretarías de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y federal resguardaban la puerta principal del Tribunal Electoral, mientras los manifestantes intentaban ingresar.

Los manifestantes, pertenecientes a las organizaciones #YoSoy132, Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y otras también han tenido algún tipo de roce con los elementos policiacos que mantienen una valla frente al edificio.

Con información de Notimex y Reuters

mac/klm