Ciudad de México. El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, es una figura en gran parte desconocida en Washington, pero se mueve agresivamente para asegurar a su vecino del norte que va a pelear duro contra los barones de la droga mexicanos y seguirá buscando buenas relaciones con su mayor socio comercial.

El seguimiento es necesario porque Peña Nieto es un enigma para muchos en EU, como incluso sus más cercanos colaboradores admiten. Mientras manejaba una cómoda ventaja como candidato durante la campaña presidencial, mantuvo vagas las declaraciones sobre sus políticas, y como exgobernador, no tiene antecedentes en la política exterior.

Peña Nieto, quien ganó las elecciones del domingo, se enfrentará al escrutinio inmediato cuando inicie la selección de su gabinete, especialmente en cuanto a su aplicación de la ley y a los ministros militares, quienes heredarán una guerra brutal contra los complejos y pudientes grupos paramilitares que han aterrorizado a México por seis años y con un saldo de 60,000 muertos.

Un alto oficial de la campaña de Peña Nieto, Emilio Lozoya, indicó en un comunicado: Algunos pueden preguntarse qué es lo que significará la Presidencia de Peña Nieto. La respuesta es simple. Esto significará una estabilización de la situación en México .

Peña Nieto sabe que la notable recuperación política de su partido, que gobernó México durante más de 70 años hasta su derrota en el 2000, deja a muchos escépticos de que el PRI realmente se ha transformado de su versión anterior, autocrática y corrupta.

Su partido tiene la reputación de hacer tratos con los cárteles de la droga y permitir que los narcóticos se muevan hacia el norte, siempre y cuando las mafias criminales eviten la violencia pública y los ataques contra civiles. Tres de los últimos gobernadores del PRI en el ensangrentado estado fronterizo de Tamaulipas están bajo investigación por presuntamente ayudar a los cárteles.

No hay regreso al pasado , aseguró Peña Nieto a su público durante su discurso de victoria la noche del domingo.

LAS RELACIONES CON EU

A pesar de que es el primer Presidente mexicano en 30 años que no asiste a una universidad de élite estadounidense, como Harvard o Yale, Peña Nieto no ha esperado para las presentaciones.

Después de que el representante republicano James Sensenbrenner pusiera en duda la lucha del PRI contra el crimen en una audiencia en la Casa de Representantes, Peña Nieto envió emisarios a la oficina del congresista Sensenbrenner para insistir en que se equivocó, de acuerdo con el representante Henry Cuéllar, uno de los pocos legisladores de EU que tiene una relación con el recién electo Presidente de México.